Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 06 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Bailey se rehusó a morir hasta que pudiera abrazar a su hermana recién nacida

BAILY COOPER WITH HIS SISTER

Youtube

Baily Cooper

Silvia Lucchetti - Matthew Green - publicado el 30/01/19

En su lecho de muerte prometió cuidar de ella desde el Cielo

Esta es la historia de un niño llamado Bailey Cooper, un muchacho de Bristol, Reino Unido, que se enfrentó a su muerte a los 9 años con un amor y una valentía formidables.

En agosto de 2017, cuando los médicos dijeron a los padres de Bailey que no podían hacer nada más para tratar el cáncer de su hijo —un linfoma no Hodgkin en estadio III, que le fue diagnosticado en 2016—, ellos dieron la noticia a su hijo con total sinceridad. El niño lloró, pero al poco afrontó la situación con entereza. Antes de que se dieran cuenta, Bailey ya estaba hablando de su propio funeral y de su deseo de no morir hasta poder sostener en brazos a su hermana no nata. Plantó cara a su sufrimiento con fortaleza y esperanza.

Su padre contó al periódico New York Postque “los médicos dijeron que iba a morir antes de que naciera Millie. No fue así. Luchó y, camino del hospital, dijo: ‘Deberíamos llamarla Millie’”. Su madre da más detalles: “No creíamos que fuera a aguantar tanto tiempo, pero estaba decidido a conocer a Millie. Entonces llegó finales de noviembre y Millie nació. Bailey la abrazó e hizo todo lo que es propio de un hermano mayor: la cambió, la lavó, le cantó…”, explicó su madre en el diario Bristol Post. En las fotografías que han circulado por Internet, se puede ver la feliz sonrisa del niño, a pesar de los efectos del cáncer y la quimioterapia.

Su deseo cumplido

Sus padres describieron lo sucedido tras el nacimiento de Millie: “Sin embargo, justo después de conocerla, empezó a apagarse rápidamente. Se estaba extinguiendo… Semana tras semana, fue empeorando drásticamente. Solía quedarse mucho tiempo en el sofá alicaído o durmiendo y a veces en la cama, inconsciente. Fue muy difícil”.

Después de vivir para ver a Millie, Bailey hizo planes para su propio funeral y dijo a sus padres: “Solo tenéis permiso para llorar durante 20 minutos”. También especificó que quería que todo el mundo se vistiera como superhéroes para la ocasión.

Ángel de la guarda

“Quiero quedarme, pero me ha llegado el momento de irme, de convertirme en su ángel de la guarda”, dijo Bailey antes de ir por última vez al hospital, lleno de gratitud y amor hacia su pequeña hermana.

“En torno a las 11:45 a.m. de la Noche Buena, estábamos junto a su cama. Sabíamos que no le quedaba mucho. Le dijimos: ‘Ya es hora, Bailey. Para’.En el momento que dijimos ‘para’, exhaló su último aliento y salió una única lágrima de su ojo. Se fue en paz”, relataron sus padres para el Bristol Post.

Superhéroes

Sus padres, amigos y conocidos fueron a su funeral acatando los deseos de Bailey, es decir, fueron disfrazados de superhéroes. Así dieron un último adiós al auténtico superhéroe de esta historia. Bailey fue un hijo querido y un cariñoso hermano mayor que decidió escoger una misión antes de morir: cuidar de su hermana Millie desde el Cielo.

Tags:
amorcancerfamiliahermanosHistoria Look Upinspiraciónmuerteniñosuperhéroes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ary Waldir Ramos Díaz
Benedicto XVI: "El Señor me ha quitado la pal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.