Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Conoce a la inspiradora santa patrona de la oración por la unidad de los cristianos

BLESSED MARIA GABRIELLA
Comparte

La beata María Gabriella de la Unidad quiso consolar al Sagrado Corazón, tan triste por la división en Su Iglesia

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos se está celebrando del 18 al 25 de enero en el hemisferio norte. Es un buen momento para reflexionar sobre la vida de la mujer que san Juan Pablo II sostuvo como modelo de dicha oración: la beata María Gabriella de la Unidad.

Maria Sagheddu nació en una gran familia de medios modestos en la isla de Cerdeña en 1914. A los 21 años, ingresó en un convento trapense y tomó el nombre de María Gabriella.

MARIA GABRIELLA SAGHEDDU
Monastero Trappiste Vitorchiano

La extrema pobreza sufrida por la comunidad las llevó a fomentar un espíritu de sacrificio y abandono a la divina providencia, todo por el amor de Dios.

Una hermana de la comunidad tuvo esta última petición en su lecho de muerte: “Por favor, limpia mis labios. Me voy a besar al novio”.

Un año después de que María ingresara al convento, su abadesa anunció que las hermanas participarían en la “Octava de la Oración de la Unidad”, ocho días de oración pidiendo a Dios que pusiera fin a las divisiones en el cristianismo.

Inmediatamente después del anuncio, una hermana de 78 años llamada Madre Inmaculada se acercó a su abadesa para pedirle que le ofreciera el resto de su vida como oblación por la unidad de los cristianos: “He venido a pedirle permiso para ofrecérselo al buen Señor El poco tiempo que me queda. ¡Es verdaderamente una causa digna!”.

Exactamente un mes después de que concluyera la octava, la Madre Inmaculada murió.

Con este testimonio ante ella, Maria Gabriella siguió su ejemplo. Al año siguiente, cuando se anunció la octava, María Gabriella solicitó y recibió permiso para ofrecer su vida por la causa de la unidad de los cristianos. Casi inmediatamente después, se sintió enferma y finalmente se le diagnosticó tuberculosis.

Su sufrimiento aumentó dramáticamente, pero también lo hizo la alegría que irradiaba. Un año después, murió la Hna. María, habiendo revelado su sacrificio solo a un puñado de confidentes, incluida su abadesa y su director espiritual.

En el momento de su muerte, sus hermanas trapenses descubrieron que la Biblia de María Gabriella se usaba particularmente en Juan 17, que contiene la oración de Cristo de “que sean uno” (Juan 17:20 y 22).

Aunque María era una completa desconocida en vida, Dios eligió exaltar a esta humilde alma después de su muerte.

MARIA GABRIELLA SAGHEDDU
Monastero Trappiste Vitorchiano

Después de que muchas de sus hermanas en el convento informaron haber recibido mensajes en sueños de la Hna. Maria Gabriella y fueron testigos de otros signos celestiales, su abadesa dio el paso sin precedentes de publicar una biografía de la Hna. Maria.

En unos pocos años, los visitantes de diversas denominaciones peregrinaban a la tumba de María Gabriella. Cuando se abrió su tumba en 1957, el cuerpo y la ropa de María se encontraron incorruptos, un estado naturalmente inexplicable para alguien que murió de tuberculosis.

 

Es sorprendente que alguien que no hizo nada más que orar se haya convertido en la patrona de la Iglesia para el ecumenismo.

Lo que es aún más sorprendente es que al crecer en Cerdeña, nunca había conocido a un cristiano no católico.

Ella solo sabía que algunos cristianos estaban separados de la Iglesia Católica, y que esto afligía al Sagrado Corazón de Jesús.

Ya sea que asistamos o no a un servicio de oración organizado durante la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, la vida de la beata María Gabriella nos recuerda que debemos orar continuamente por la restauración de la unidad entre todos los cristianos.

 

Encuentra oraciones y recursos para la Semana de Oración que proporciona el Vaticano aquí.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.