¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Una familia ordinaria que hace cosas extraordinarias

VENEZUELA
Comparte

Esta familia venezolana ha querido compartir en Aleteia su testimonio y estilo de vida

Nuestra familia es común y corriente. Somos una pareja que tuvo un noviazgo largo, porque a pesar de tener la decisión tomada desde muy temprano, nos costó monetariamente bastante conseguir la vía para casarnos y formar nuestro hogar.  Hicimos un plan para poder casarnos que consistió en aplicar a postgrados y becas en el exterior durante dos años con el fin de solucionar nuestro problema de vivienda y aprovechar de ganar educación en el camino. Era una apuesta bastante ambiciosa pero  lo conseguimos. ¿Suerte?  Para nosotros fue una combinación de fe, voluntad y perseverancia de dos personas ordinarias. 

Así, comenzamos a hacer nuestro nido, y más pronto que tarde, mientras estábamos distraídos entre un nuevo país, cuatro estaciones, estudios y un trabajo informal de niñera que nos permitía ahorrar unos Euros, de dos pasamos a ser tres en esta familia.

Como toda familia, nuestro mundo se puso al revés cuando nació nuestra  hija, nuestra princesa, nuestro todo. Una preciosa y sana bebe que papá Dios nos regalaba fruto de nuestro amor.  Y como dicen por allí, los bebés vienen al mundo con su pan debajo del brazo.

Nos devolvimos a nuestro país y pronto el trabajo de papá mejoró y nos mudamos de casa de los abuelos a nuestro piso propio. Éramos inmensamente felices, y no porque no tuviéramos problemas, teníamos los típicos problemas de convivencia, preocupaciones económicas, nos planteábamos si estábamos criando bien a nuestra hija. Nos agobiaba el trabajo y el poco tiempo libre, pero nos aferrábamos a esos pequeños momentos de alegría del día, un cielo azul, una sonrisa inesperada, una nota amable. Esos son los momentos que 20 años después recordaríamos. 

Al cabo de unos años ya éramos una familia de cinco: papá, mamá y tres hijos maravillosos. Luchábamos por manejar el tiempo a nuestro favor para tener más de esos pequeños momentos de alegría.

Creemos que dominar el tiempo es el factor que hace a un individuo o en este caso a una familia hacer cosas extraordinarias. En este sentido, perder el tiempo no es una opción, emplearlo en compartir con nuestros seres queridos, trabajar en lo que nos gusta, hacer deportes, y perseguir nuestros sueños, se convirtió en nuestro norte.

Esta batalla por dominar al señor tiempo no es fácil. Él tiende a pasar inconmensurablemente. Es lo que tiene, pasa sin piedad, y nosotros a veces con peleas necias lo desperdiciamos. Otras veces en actividades que no disfrutamos se nos escapa de las manos, nos damos por confiados creyendo que “nos queda tanto tiempo por delante”, pero lo bueno es que también a su paso hace que ganemos experiencia y aprendamos a valorarlo.

El sueño de viajar en un retiro espiritual familiar lo logramos basándonos en las herramientas de la fe en Dios, la voluntad y la perseverancia de las que hablamos líneas más arriba. Fueron meses y meses planeando nuestra aventura, ahorrando, armándonos de valor para dejar todo lo que conocíamos para emprender un viaje que considerábamos lejano.

VENEZUELA
Familiasinagenda - Instagram

 Contra todo pronóstico y con mucha expectativa, dominamos al señor tiempo y salimos de nuestro país una vez más a recorrer mundo ahora con nuestra familia corriente, pero con un objetivo extraordinario que implicaba salir de nuestra zona de confort: viajar cual misioneros errantes a países desconocidos por nosotros. Nosotros le daríamos clases a nuestros hijos, creceríamos todos en nuestra fe y compartiríamos con los que más lo necesitan.

Un año dedicado a crecer en familia. ¡Qué sueño más bonito! Un sueño que se convirtió en realidad.  ¡Lo logramos juntos! ¡Juntos logramos algo extraordinario! Lo extraordinario está en valorar las cosas pequeñas, agradecer los detalles, trabajar con humildad, dar las gracias, hacer sacrificios por los demás, perdonar, llorar sin temor a mostrarnos vulnerables, se trata de valorar cada momento de esta preciosa vida que Dios nos da. Y estas pequeñas pero valiosas cosas te llevan a otras más grandes como la felicidad.

Como se imaginarán, este viaje fue transformador para nosotros. No es que ahora seamos extraordinarios. Seguimos siendo la misma familia normal y corriente de siempre, que sigue luchando con sus debilidades cada día, y discute con el señor tiempo para poder seguir haciendo cosas extraordinarias. Creo que la diferencia es que ahora sabemos que podemos hacer esas cosas extraordinarias, y realmente lo mágico es que cualquiera lo puede hacer. 

Ahora ayudamos más a los demás, vamos a misa más seguido, rezamos el rosario diario, analizamos las lecturas de la Biblia, y cada día nos retamos a ser mejores personas, porque sabemos que podemos. Hace algunos años no nos hubiéramos imaginado que podíamos hacer estas cosas,  y es la prueba de que son extraordinarias.

El tiempo es el mismo para todos, desde el presidente de un país hasta el trabajador del supermercado. Ni la persona más poderosa del mundo puede comprarlo, piénsalo.  La diferencia la hace en qué lo empleamos. Así que empecemos a emplearlo en hacer cosas extraordinarias ahora mismo, no hay “ señor tiempo” que perder.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.