Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué fue circuncidado Jesús?

BELLINI,CIRCUMCISION,JESUS
Comparte

¿No era eso parte de la “Ley Antigua”?

Además de conmemorar la fiesta de “María, Madre de Dios”, el 1 de enero la Iglesia católica también ha celebrado tradicionalmente la “Circuncisión del Señor”. Es el octavo día tras la celebración del nacimiento de Jesús y evoca la antigua tradición hebrea de la circuncisión que se inauguró con Abraham.

Según el libro de Génesis, Dios dijo a Abraham: “Y esta es mi alianza con ustedes, a la que permanecerán fieles tú y tus descendientes; todos los varones deberán ser circuncidados. Circuncidarán la carne de su prepucio, y ese será el signo de mi alianza con ustedes. Al cumplir ocho días, serán circuncidados todos los varones de cada generación (…). Así ustedes llevarán grabada en su carne la señal de mi alianza eterna” (Génesis 17,10-13).

Esta alianza ritual fue renovada con Josué y permaneció efectiva hasta tiempos de Jesús (y muchos judíos la siguen practicando a día de hoy).

Pero, ¿por qué Jesús, Señor de la Nueva Alianza, se sometió a una práctica que era parte de la “Ley Antigua”?

San Pablo nos hace algunas aclaraciones en su Carta a los gálatas:

Cuando se cumplió el tiempo establecido, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer y sujeto a la Ley, para redimir a los que estaban sometidos a la Ley y hacernos hijos adoptivos. Y la prueba de que ustedes son hijos, es que Dios infundió en nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama a Dios llamándolo ¡Abba!, es decir, ¡Padre! Así, ya no eres más esclavo, sino hijo, y por lo tanto, heredero por la gracia de Dios. (Gálatas 4,4-7)

Jesús fue un judío fiel para poder renovar aquello que era “antiguo” y así conducirnos hasta la Nueva Alianza en su sangre. Por esta razón, la circuncisión ya no es un signo de la alianza que tenemos con Dios, según explica más adelante san Pablo en esta misma epístola a los gálatas.

En Cristo Jesús de nada vale estar o no estar circuncidados; lo que vale es la fe que actúa mediante el amor. (Gálatas 5,6).

El ritual era una parte esencial de la misión de Jesús para redimirnos y muchos antiguos escritores espirituales consideraron este hecho como un augurio del sangriento sacrificio de Cristo en la cruz.

Los dos acontecimientos están vinculados y nos ayudan a ver la imagen completa de la acción salvífica de Jesús en la tierra.

La razón de la circuncisión de Jesús puede resumirse mejor en el libro de Apocalipsis, donde Jesús anuncia: “¡Yo hago nuevas todas las cosas!” (Apocalipsis 21,5).

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.