Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 enero |
Santos Timoteo y Tito
home iconEstilo de vida
line break icon

Cómo vivir la pérdida de un ser querido cuando estás lejos

SAD NEWS

Alliance - Shutterstock

Dolors Massot - publicado el 26/12/18

La noticia de la muerte sorprende a veces muy lejos de casa y no siempre es posible reunirse con los que más queremos.

Algo que va unido al cariño es la proximidad física. Queremos estar cerca de las personas que amamos: el marido, la esposa, los novios entre sí, los familiares, esos amigos que tanto estimamos.

Y queremos tenerlas cerca en los momentos especiales de nuestra vida: el nacimiento, la boda, cada Navidad… Cuando alguien muere en nuestro entorno más querido, es lógico que queramos estar ahí, al lado de quien ya no puede comunicarse con nosotros pero sigue ocupando un lugar muy especial en el corazón.

Si fallece una persona amada, enseguida ponemos los medios para estar en el velatorio y el funeral. Es un modo de mostrar de forma física nuestro amor. Y acompañamos así también a las personas más cercanas al difunto.

Pero ocurre que no siempre es posible acudir al lugar donde se encuentra el difunto. La globalización ha promovido la inmigración y los viajes, de manera que las familias y los amigos no siempre se encuentran cerca. Puede ocurrir, también, que por muy fácil que sea viajar en «low cost» entre algunos puntos, a veces el día fatídico nos encuentra en un lugar de difícil comunicación. O que la situación económica no nos permita hacer ese gasto.

A muchas personas se les hace muy duro recibir la noticia de la pérdida de los padres o de los hermanos estando en otro país al que marcharon para trabajar y conseguir un futuro mejor para su familia. Cuántos inmigrantes latinos se encuentran en Estados Unidos o en Europa y, aunque querrían, de la noche a la mañana no pueden comprar un boleto de avión que les lleve de vuelta a su pueblito

No asistir al funeral de un ser querido conlleva un gran dolor. ¿Podemos hacer algo?

Lo primero que nos ayudará, si tenemos fe en que la vida no acaba tras la muerte, es tomar conciencia de que podemos rezar por la persona que ha fallecido. La oración no son solo palabras, es ayuda real para que esa persona alcance la felicidad eterna, que es el objetivo de cualquier persona en el mundo.

Por otro lado, el dolor de no poder llegar a tiempo o no haber estado a su lado en los últimos momentos, al que ahora se añade el de no poder viajar para llegar junto a esa persona, también tiene fruto. Ese dolor es sacrificio que Dios escucha  y que transforma en favor hacia el difunto. Ese dolor es dolor de amor y es oro puro.

GIRL ON HER PHONE
Danny Molyneux | CC BY ND 2.0

El dolor por la pérdida nos hace madurar, nos hará querer más a las personas de nuestro entorno que siguen vivas, hará que valoremos más el hecho de estar con la familia.

Cuando uno ha sufrido una pérdida de este tipo, aprende a llamar más a menudo a casa, a interesarse por cómo andan los mayores (que acostumbran a no decir nada para no preocuparse), a no dejar pasar una oportunidad del calendario. Si uno no tiene memoria, es el momento de anotar en la agenda santos, cumpleaños, aniversarios… o buscar ese aliado en la familia que nos haga de «despertador».

Aunque las dificultades económicas tal vez no nos permitan están físicamente junto a los más queridos, sí es cierto que ahora disponemos de más facilidad para hablar con la familia y los amigos a pesar de la distancia: Whatsapp, Line, Telegram, Instagram, Facebook, Facetime… O podemos acudir a un locutorio público.

Querer hablar nos ayudará a verbalizar nuestro amor a la familia y a los seres más queridos, y nuestra fe. También podemos hacerlo por escrito, lógicamente, por carta o correo electrónico. Recordaremos los buenos momentos vividos, las virtudes de quien ya no está en la tierra, confortaremos a los que también están apenados. Con lágrimas o sin ellas, se irá cerrando el desconsuelo.

Con la pérdida de un ser querido se cierra una página de nuestra vida y de la suya, es verdad. Pero también se abre otra: la del crecimiento en el amor a las personas que siguen estando con nosotros.




Te puede interesar:
Inmigrantes: 6 consejos para afrontar el dolor y las dificultades del desarraigo

Tags:
amormuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
PADRE CEPEDA
Blanca de Ugarte
"El beso de Jesús", cuando una bella historia es convertida en "f...
4
WOMAN ANXIETY
Blake Robinson
¿Tienes ansiedad? Aquí un consejo de San Francisco de Sales para ...
5
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
6
Czesława Kwoka
Gelsomino del Guercio
Miles de judíos salvados del Holocausto gracias a dos Papas y un ...
7
Tzachi Lang, Israel Antiquities Authority
John Burger
Inscripción de "Cristo nacido de María" encontrada en una iglesia...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.