¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Todo lo que necesitas para hacer un pesebre viviente en tu hogar

© ruurmo
Comparte

¿Quieres hacer un belén viviente con tus hijos, primos, vecinos o amigos? Aquí te mostramos cómo

Te compartimos una propuesta para celebrar con tus hijos, primos, vecinos, amigos, un pesebre viviente en tu hogar o comunidad. Necesitas un niña que haga de María, uno que haga de José, pastorcitos, angelitos, y un bebé para el niño Dios. Los reyes magos pueden ser interpretados por niños más grandes o adolescentes. Lo ideal es que cada uno de ellos pueda ser identificados con una prenda. Los adultos tienen que acompañar leyendo, y cantando los villancicos, aunque también se puede reproducir la música desde internet.

Compartimos instrucciones para los actores, guion para leer, y sugerencias de canciones y villancicos.

Escena 1: La Anunciación. María, mientras leemos, está arrodillada con las manos en señal de oración. Un angelito, aunque pueden ser todos para que no esperen tanto para participar, gesticula mostrando que habla con ella.

Un adulto lee: “Estamos en una ciudad muy lejos de la nuestra, en una ciudad de Nazaret, Galilea. La escena transcurre hace más de 2000 años. Una joven mujer, María, rezaba en su casa cuando un ángel se le apareció diciéndole: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». En un principio, María se asustó. Rezaba mucho pero nunca le había ocurrido esto. No entendía nada. Pero el ángel, muy bueno, muy amigo de Dios, le dijo: “No temas María, has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús”.

Canción 1.  Puede ser el villancico La Anunciación, de la Navidad Nuestra. O alguna versión del Magnificat.

Escena 2: La Visitación. María camina entre los adultos presentes hasta que se encuentra con una pastorcita, que será Isabel, y la abraza. Para poder participar, todos los niños disfrazados de pastorcitos pueden estar con Isabel, que seguramente tenía muchos amigos. Mientras, el adulto lee: “El ángel le contó que Isabel, prima de María, también estaba embarazada. Como muchas veces hacemos nosotros, como nos gusta que hagan con nosotros, María fue a cuidar a su prima Isabel. Caminó mucho, cruzó montañas, para estar con ella. María nos enseña cuánto bien hacemos cuando visitamos a aquellos que necesitan cuidado, entre ellos los enfermos. Cuando vio a María, bendita entre todas las mujeres, Isabel, y su hijito Juan en su vientre, saltaron de alegría.

Canción 2 . El Ave María cantado, o la oración Bendita sea tu pureza cantada. Si no es cantada, la rezamos.

Escena 3: José y María caminan de la mano entre la gente hasta llegar al espacio que será nuestro pesebre. Mientras, el adulto lee: “José, que al principio tuvo miedo, pero el ángel en un sueño lo ayudó a entender muchas cosas, acompañó en todo a María, y fueron formando una linda familia. Cerca de la fecha del nacimiento de su hijo, María y José se pusieron en camino para hacer un trámite, pero mientras viajaban se acercó la hora del parto. Era tarde en Belén, y José y María no encontraban lugar donde dar a luz. Las posadas, los albergues, ninguno podía recibirlos. José y María son peregrinos, que necesitan descansar y no tienen posada.
 Canción 3. Puede ser Peregrinación – A la Huella, de la Navidad Nuestra.

Escena 4: José y María acarician al bebé, que entra en escena. Una buena idea puede ser, si se cuenta con un bebe de pocos meses, apoyarlo sobre su carro, al que podemos recubrir con tela blanca. Mientras, el adulto lee: “Finalmente, después de andar, encuentran un portal, un lugar donde hay un humilde y sencillo pesebre: el pesebre es una especie de cajón donde se pone el alimento para los animales. Esa fue la primera cunita de Jesús. María lo envolvió con mucho amor, mientras José los cuidaba a los dos, atentos a que no les falte nada. Están contentos, con mucha paz. No sabían que muy pronto recibirían muchas visitas”.

Canción 4. Sugerencia: Noche Anunciada

Escena 5: Los pastorcitos hacen de cuenta que hablan con los ángeles, y juntos comienzan a caminar, también entre los adultos, para ir al pesebre. Mientras, el adulto lee: “Un poco alejado de allí, un ángel se presentó ante unos pastores con sus ovejitas y les dijo: Les anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: les ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto les servirá de señal: encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. Los pastorcitos, que primero se asustaron, pronto se pusieron en marcha para ir al encuentro de Jesús, al que encontraron en el mismo lugar que había dicho el ángel”.

Canción 5. Sugerencia: Vamos Pastorcitos. O Burrito Sabanero

Escena 6: Los reyes magos entran en la sala y caminan entre la gente, acercándose de a poco al pesebre en el que esperan José, María, los angelitos y los pastorcitos. Llevan consigo tres regalos. Mientras, el adulto lee: “También quisieron sumarse unos reyes, llegados de oriente, tres sabios hombres que siguieron una estrella que señaló el lugar de nacimiento. Se acercaron, y después de dejar a sus camellos, adoraron al Niño Dios. Al hacerlo le dieron: oro, incienso y mirra. En ese portal de Belén se vivió una noche como ninguna otra. Una noche de mucha paz.

Canción 6. Sugerencia Noche de Paz

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.