Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Conoces a la Virgen de la O?

MARY,PREGNANT
Shutterstock
Comparte

¿Y la palabra secreta escondida en unas antiguas oraciones de la última semana de Adviento?

Cuando alguien está sorprendido, exclama: “¡Oh!”. Esa interjección fue escogida por los españoles como advocación para una Virgen admirada -como toda la humanidad- por el misterio de un Dios que se hace hombre, a pocos días de su  nacimiento.

María de la O es uno de los nombres con los que se le llama a la Virgen de la Esperanza. Su fiesta está marcada el 18 de diciembre en el calendario mozárabe desde el año 656.

Durante siglos, la última semana de Adviento los cristianos han cantado con la oración del Magnificat del oficio de vísperas unas antífonas llamadas “de la O” que empiezan con la exclamación “¡Oh!” en latín y se dirigen a Jesús con un título mesiánico del Antiguo Testamento:

O Sapientia = sabiduría, Palabra
O Adonai = Señor poderoso (en hebreo)
O Radix = raíz, renuevo de Jesé (padre de David)
O Clavis = llave de David, que abre y cierra
O Oriens = oriente, sol, luz
O Rex = Cristo como Rey
O Emmanuel = Dios-con-nosotros.

Si lees las palabras posteriores a la interjección en sentido inverso, verás que sus iniciales esconden una palabra, “ero cras”, que en latín significa “seré mañana, vendré mañana”. Sería la respuesta del Dios tan esperado…

Hay muchísimas músicas que han acompañado estas frases de admiración a lo largo de los siglos, como la de este coro que canta una de las antífonas: O Sapientia.

O Sapientia, quae ex ore Altissimi prodiisti,
attingens a fine usque ad finem,
fortiter suaviterque disponens omnia:
veni ad docendum nos viam prudentiae.

Oh, Sabiduría, que brotaste de los labios del Altísimo,
abarcando del uno al otro confín,
y ordenándolo todo con firmeza y suavidad:
ven y muéstranos el camino de la salvación.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.