Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los daños psicológicos de la dependencia de las drogas

ALCOHOL
Shutterstock-271 EAK MOTO
Comparte

Estas son algunas de las consecuencias de la adicción a las drogas

Las razones y circunstancias por las que una persona consume sustancias de forma compulsiva y adictiva son diferentes en cada ser humano. Sin embargo se pueden establecer similitudes en las consecuencias en los casos graves de adicción a sustancias.

1. Falta de sentido en la vida.

Uno de los aspectos que se suele repetir en, al menos la mayoría de los casos, es el sentimiento de que la vida no tiene sentido, así como la falta de motivación para progresar, sostener un trabajo, estudio o lazos sociales.

También afecta a la idea de que no se podrá cambiar ni mejorar la calidad de vida, como si la adicción estuviera impuesta y la persona no pudiera tener incidencia en ella. En definitiva, sentirse abatido, sin fuerzas, “perdido”.

2. Baja autoestima y sentimiento de autoeficacia

Generalmente experimentando escasa autoestima y un pobre concepto de sí mismas, las personas adictas se perciben como no merecedoras de cosas buenas, se catalogan como “perdedores”. Sienten que han perdido la dignidad, sienten que son “nadie”.

Consideran que deberían quedarse solos, como si no merecieran tener una digna compañía, (aunque verdaderamente le generen escalofríos pensarse en soledad).

3. Crisis en las relaciones sociales y pérdida de control

Aparecen las ausencias. Para poner un ejemplo, faltas en eventos familiares, giras (ausencias) de varios días, desinformación de las familias respecto al estado de salud.

Los consejos, los reproches o el deseo de que la persona adicta abra sus ojos y decida alejarse del consumo, muchas veces no son suficientes o eficaces porque se ha perdido la base afectiva de la relación.

4. Complicaciones a nivel laboral

A medida que va avanzando gradualmente una adicción, se hacen presentes dificultades en distintas áreas de la vida de la persona. El área laboral también puede verse afectada.

Llegadas tarde que se suceden con ausencias, accidentes en el trabajo por cansancio o como efecto residual de ese consumo que no se pudo evitar antes de empezar la jornada laboral. 

5. Efectos colaterales del punto di vista biológico.

En casos graves de adicción, las personas no logran tomar en serio las consecuencias de las sustancias dañinas para el organismo. Con frecuencia se toma conciencia de las implicaciones sobre el proprio cuerpo y los daños cuando éstos ya son avanzados y graves. Como ejemplos podemos dejar planteados cardiopatías, problemas de circulación, disfunciones y patologías en diversos órganos, en especial el hígado, formación de úlceras, deterioros en el sistema nervioso.

Será importante aquí comprender que se trata de un problema de salud, acompañar en la medida de lo posible hasta que la persona en cuestión pueda reconocer que tiene un problema y que ese problema tiene solución, por lo cual deberá pedir y aceptar ayuda. 

La vida es un don maravilloso. Cuidémosla empezando por la salud física que muchas veces sufre por otras heridas y descuidos de la dimensión social, emocional, afectiva del ser humano. Podremos amar a los demás cuando empecemos a amarnos y respetarnos como personas, empezando por nosotros mismos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.