Aleteia

¿Sientes agobio por tener que hacer algo «por Dios»? Espera…

PRZESTRASZONA KOBIETA
Shutterstock
Comparte

Hay gente rota por decir siempre que sí a todas las peticiones, no calculan sus fuerzas

Me da miedo creer que la generosidad tenga que ser el criterio decisivo en la toma de decisiones. Como si para saber lo que Dios quiere de mí fuera este el único principio básico.

Tengo metidos en el alma juicios sobre mis actos. Me duele cuando no soy generoso. Y pienso que es más generoso el que lo da todo. El que se niega a sí mismo. El que no se guarda nada. El que renuncia a todos sus deseos e intuiciones por amor a Dios, a los hombres. Es más generoso el que lo deja todo para seguir a Jesús allí a donde vaya.

La prudencia me hace pensar: ¿Seré capaz de hacer lo que aparentemente Dios me pide? ¿Tendré fuerzas suficientes para llegar al final?

No lo sé. Pero no me parece la generosidad un criterio único y absoluto. A veces Dios me pide cosas que no me exigen tanta generosidad.

¿Me equivoco cuando digo que no a una petición de los hombres cuando aparentemente es más generosa y me exige más? ¿Es de Dios? Me piden que haga algo que es bueno. Pero no me siento capaz. ¿Estaré pecando de egoísmo?

He visto a gente rota por decir siempre que sí a todas las peticiones. No calculan sus fuerzas. No piensan que no van a ser capaces de llegar a la meta. Sobrevaloran lo que Dios va a hacer con sus vidas. La naturaleza es más frágil de lo que piensan.

Lo tengo claro. La generosidad no es un criterio absoluto. Pero a veces escucho en mi alma: ¿Cómo vas a decirle que no a Dios? Y me respondo: ¿Es siempre Dios el que me habla en esa petición? No siempre.

No me quedo sólo en lo que es más generoso para decidir. Intento buscar en lo más profundo de mi alma el querer de Dios. Quiero interpretar las voces que llegan a mi corazón. No todo lo que me piden es de Dios.

No siempre mi no es del demonio o consecuencia de mi fragilidad. A veces mi no es un sí a otro camino, a otra opción posible, a otra elección que me da más vida y me hace más fecundo.

Miro en mi alma y escucho. No es más generoso el que opta por el camino más difícil. Ni más egoísta el que recorre un camino aparentemente llano y sencillo. Todo depende. Quiero ser generoso en el sí que doy, eso sí. En la elección que he tomado.

Leía el otro día: Solo nuestra alegría más profunda permite un discernimiento verdadero de nuestros deseos. Sólo ella puede autentificar la renuncia[1].

La alegría acompaña mis decisiones como reflejo del amor de Dios en mí. Escucho: “La brújula de mi vida es la alegría de mi corazón”. La alegría de saber que estoy donde Dios me quiere.

¿Y si me equivoco?

No sé bien dónde seré más pleno, más feliz, más fecundo. Pero sí sé que la alegría ha de estar en mi alma. La alegría del amor de Dios que me recuerda que soy siempre amado, decida lo que decida.

No sé bien cómo caminar por esta vida. Me gustaría darme siempre por entero. Elegir lo correcto sin equivocarme.

Y cuando me equivoco, ¿se baja Dios de mi barca? Muy al contrario. En muchos de mis errores he tocado un amor más cálido de Jesús.

Como el que experimentaron los discípulos de Emaús cuando se equivocaron volviendo a casa. Porque desconfiaban y estaban tristes. Y en su error, en su decisión equivocada, Jesús les mostró un amor predilecto. Eso siempre me conmueve. Fue a buscarlos. No los juzgó desde lejos como infieles.

Lo mismo que a Tomás, cuando se apareció en su vida después de haber dudado de su amor. Entonces pudo tocar un amor más grande. Se equivocó y Jesús lo rescató.

Como a Pedro que dudó en el mar agitado, tuvo miedo, eligió mal, se hundió y dejó de confiar. Y Jesús lo sacó del agua con mano firme. Y tocó una misericordia más grande. Más incluso que si nunca se hubiera equivocado. ¿Me amas más que estos?

Tal vez en mis decisiones erradas es donde más he acariciado un amor imposible de Dios, un amor misericordioso que me salva de todos mis miedos.

¿Por qué tengo tanto miedo al error, a la caída, al fracaso, a la equivocación? Soy tan frágil. Me asusta tanto la vida… Las decisiones posibles y las imposibles. Los errores y los aciertos.

Dudo ante los innumerables caminos que se abren ante mí. Muchos buenos. Algunos más generosos que otros.

Tengo claro que quiero darlo todo. Quiero ser generoso y seguir a Jesús a donde vaya. Pero sé también que puedo decidir libremente. Buscando en mi corazón.

Y también sé que, si me equivoco, Él no me va a dejar solo por los caminos de la vida. Va a seguirme allí a donde vaya. Va a sacarme de mi dolor. Va a rescatarme en mi pecado.

Esa forma de ver la vida me da paz. Busco con más calma dentro de mi alma lo que me pide. Aprendo a discernir. Sé que es una labor para toda la vida.

Decía el papa Francisco: “Cada uno de nosotros, por tanto, está llamado a discernir y a examinar en su corazón si se siente amenazado por las mentiras de estos falsos profetas”.

No me fío de los falsos profetas que me llevan donde Dios no quiere que vaya. Escucho bien. Busco en mi corazón. Quiero estar siempre cerca de Él.

 

[1] Giovanni Cucci SJ, La fuerza que nace de la debilidad

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.