Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 22 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconActualidad
line break icon

Feliz como Lázaro: una bella metáfora sobre la dignidad de la pobreza

LAZZARO FELICE

Netflix

Jorge Martínez Lucena - publicado el 07/11/18

Una nueva promesa del cine italiano, Alice Rohrwacher

El cine italiano siempre ha sido algo especial. Son muchos los nombres que centellean en el parnaso de nuestro pasado cinematográfico. Pero, más que la especificidad artística de cada uno de los directores, hay un hilo de Ariadna que acomuna filmes tan dispares como la recentísima La Gran Belleza (2013), de Sorrentino, y la obra de Passolini, De Sica, Fellini o incluso Olmi. Es un estilo, un modo de ver el mundo, a caballo entre la ternura y el surrealismo.

¿En qué consiste? No es fácil decirlo. Se puede decir que en el cinematógrafo itálico se documenta una magia que proviene de muchos lugares. La encontramos en el ritmo, más tranquilo, de dejar suceder las escenas. En una fidelidad a lo que sucede que en algún momento ha llegado a llamarse realismo, pero que mira lo cotidiano dejando espacio para lo increíble y lo insólito.

Digna heredera de este modo de practicar el séptimo arte, más comprometido con la imaginación y la transformación del mundo que con la taquilla, es Alice Rohrwacher. Esta directora y guionista italiana consigue, con Feliz como Lázaro (2018), construir una bella metáfora sobre la dignidad de la pobreza, jugando con historias que suenan a nuevo testamento, a la vida de San Francisco, a la citada filmografía italiana.

En el largometraje no solo se percibe la miseria existente hoy en día, sino también las críticas, agudizadas en la última época de crisis económica, a la banca y al gran capital. El resultado es soberbio. El protagonista, Lázaro, a caballo entre Rain Man y ese otro Cristo que fue el santo de Asís, consigue encarnar, sin caer en lo naif, una perspectiva distinta sobre el mundo. Más allá de las ideologías, más allá de la mentalidad común y del mundo de la vanidad, que parece impregnarlo todo, Lázaro es alguien en quien coinciden la miseria y una pobreza de espíritu que se traduce en la entrega extrema. Algo que lo lleva a amar a los demás hasta lo extremo, hasta lo que en nuestro mundo individualista parece un soberano absurdo.

La paleta cromática que utiliza la directora juega con la naturaleza apagada de La Inviolata, el origen de la historia, y los grises industriales de la Lombardía, después. El relato construye una parábola que coge altura con la explotación aristocrática de un pueblo de labriegos y que llega a su punto de inflexión cuando, por un casual, la policía descubre la situación de esclavitud en pleno siglo XX.

Una vez puestos los personajes en nuestro mundo neoliberal, donde cuentan con todos sus derechos, observamos cómo los pobres pierden su contacto con la tierra y sus frutos, cayendo en una pobreza mucho más acuciante, donde todo parece confabulado para que los hombres se maleen y el pueblo deje de existir producto de un individualismo galopante.

Lázaro, en mitad de todo este pandemonio de trabajo, emigración, timo y comercio clandestino, se convierte en la piedra angular, en el símbolo de la resurrección y de la pobreza evangélica, que ofrece, minuto tras minuto, destellos que resuenan extrañamente a La Strada, de Fellini; a El evangelio según San Mateo, de Pasolini; a Roma, ciudad abierta, de Roberto Rosselini; o a El hombre de las estrellas, de Tornatore.

Más de dos horas de buen cine, lento, pero con una promesa dentro, que no se deja perder en lo efímero. Un celuloide que requiere compromiso, atención y paciencia, como la vida. Dar el tiempo para que éste se llene de sentido. Un arco tenso entre Dios y su pueblo. Traición, admiración, redención, linchamiento, y mucha indiferencia ante la clamorosa propuesta de salvación.

Ficha Técnica

Feliz como Lázaro

Año: 2018

País: Italia, Suiza, Francia, Alemania.

Directora: Alice Rohrwacher

Guionista: Alice Rohrwacher

Reparto: Adriano Tardiolo, Sergi López, Alba Rohrwacher, etc

Tags:
cine espiritualpobreza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.