Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Estoy amando demasiado o haciendo más de lo que me toca?

HOPEFUL WOMAN

Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 26/10/18 - actualizado el 26/10/18

Si amo en Dios esa exageración tiene sentido y nunca es demasiado mi amor

Deseo que la alegría sea el tenor de mi alma. Como una constante escondida detrás de días no tan felices.

Como esa paz que baja de lo alto cubriéndome con su sombra. Y sosteniéndome en el aire cuando falla el suelo donde piso.

No quiero que la tristeza nuble mi camino. Y repito dentro de mi alma: “El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres”.

Estoy alegre porque Dios me ha hecho ver en mi vida cuánto me quiere. Pero a veces me olvido del peso de su voz, y de la solidez de sus palabras. Como si ya de nada valiera todo lo vivido. Como si de repente Dios hubiera dejado de mirarme.

Me uno a las palabras del profeta: “Gritad de alegría por Jacob, regocijaos por el mejor de los pueblos; proclamad, alabad y decid: El Señor ha salvado a su pueblo, al resto de Israel”.

El Señor ha estado grande conmigo y estoy alegre. Miro mi historia y agradezco el poder de su mano. La presencia misteriosa en medio de mis debilidades y caídas. Allí siempre el Señor sosteniendo mis pasos.

Miro mi vida y pienso en tantas alegrías que Dios me ha regalado. Creo que la alegría que he vivido me ha ensanchado el corazón. “Decía santo Tomás que se usa la palabra alegría para referirse a la dilatación de la amplitud del corazón”[1].

La amargura quizás crece en el alma por las tristezas vividas. La amargura empaña la mirada y me vuelve mezquino. Por eso necesito cuidar mis alegrías.

Pero, ¿dónde descansa mi alegría? ¿Dónde están las fuentes de las que bebo para estar alegre?

El otro día un sacerdote de 88 años me decía: “Sólo puedo decir de mí mismo que he sido un sacerdote feliz. Y que la felicidad en mi vida no ha brotado de hacer mi santa voluntad sino de descubrir la voluntad de Dios y adherirme a ella”.

Es el salto de fe que tanto me cuesta dar. Y pienso a veces que mi alegría está en seguir mis deseos. En hacer sólo lo que yo quiero y negarme a seguir otras sendas prescritas por los que me rodean. Me equivoco.

Pienso en las fuentes de mi alegría en las que bebo. ¿Cuáles son? ¿Es el amor humano una fuente de la alegría? Es verdad que el amor, el vínculo, es algo tan frágil… Puedo herir amando. Puedo amar mal y no despertar ni vivir la alegría.

Miro mi corazón enfermo cuando ama creando dependencias. El amor es fuente de mi alegría. Lo sé. Pero si no lo cuido, puede ser fuente de amarguras, de heridas, de rencores.

Decía san Francisco de Sales: “¡Qué alegría amar sin temor de exageración! Pero no hay nada que temer cuando se ama en Dios”[2].

¿Es posible llegar a amar de forma exagerada?¿Puedo amar demasiado a una persona? Si amo en Dios esa exageración tiene sentido y nunca es demasiado mi amor.

Si amo bien encuentro la paz y se alegra el alma. El amor la ensancha. Me arriesgo a vivir la alegría del amor, de la entrega y la comprensión, de la misericordia. Un corazón que ama es más feliz que el que no ama.

Aunque amar duele. ¡Cuánta amargura encuentro con frecuencia! Corazones heridos que no son capaces de amar en libertad. Están heridos. Sienten que no son queridos ni aceptados. Han palpado el rechazo y destilan desprecio. Me duele.

El que se sabe amado tiene paz en el alma. Dios me ama con lazos humanos. Me deja ver su rostro en el amor imperfecto del que me ama. Y arrastra hacia Él, tirando de esos lazos humanos.

Dios también me utiliza a mí. Lo mismo hace con mi torpe amor, cuando quiero amar exageradamente y no lo hago tan bien como quisiera. En ese momento usa Dios mis cuerdas rotas para atar a los que amo a su corazón. Para lograr que puedan llegar a Él.

Sí. Soy feliz amando. Quiero ser feliz siempre y no sólo cuando experimento la aprobación del mundo.

Quiero serlo en mi barca en medio de la tormenta a punto de zozobrar. En medio de mis tormentas exteriores e interiores.

Quiero tener paz en medio de la vida que está herida. En medio de los acontecimientos que turban mi alma idealista.

Me confronto con la realidad de la vida humana en la que Dios se esconde. Y desde ahí quiere que mire más alto, más arriba, que mire las estrellas.

Quiero tener una alegría que se sobreponga a todos los desengaños. Que beba de fuentes de las que brota un agua que calma mis miedos y ansiedades.

Porque no sé muy bien qué rumbo va a seguir la barca de mi vida. Nada temo. El camino incierto me desconcierta a veces, turba mi ánimo. No quiero perder la alegría.

Como decía santa Teresa en Caminos de perfección: “Aunque me canse, aunque no pueda, aunque reviente, aunque me muera”.

Es la actitud del corazón que desea seguir a Jesús allí adonde vaya. Un corazón que lucha y no se desanima nunca. No quiero perder la alegría en ese seguimiento fiel. Lo hago paso a paso.

[1] Papa Francisco, Exhortación Amoris Laetitia

[2] J. Kentenich, Un paso audaz: El tercer hito de la familia de Schoenstatt, Rafael Fernández

Tags:
amor
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.