Aleteia

Todos con Delfín, hasta el fin, tras la muerte de su hijo

DELFIN QUISHPE
Comparte

Las redes sociales se inundaron de mensajes de solidaridad y de afecto para apoyar el duro momento que está atravesando Delfín Quishpe.

Sin lugar a dudas es un cantautor (indígena quechua ecuatoriano) entrañable. Su música y videoclips -algunos de ellos se han hecho virales en internet y no exentos de toques de humor- han cautivado a millones en América Latina.

Muchos aún recuerdan “Torres Gemelas”, un homenaje a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. También es recordada la canción “En Tus Tierras Bailaré” con estrellas de Youtube de Perú como “Wendy Sulca” o “La Tigresa del Oriente”

Es por todo esto, además de otros trabajos, eventos y campañas que “Delfín Hasta El Fin” –como se lo conoce popularmente- se ha transformado en un personaje tan querido que en los últimos días el anuncio de la muerte de su pequeño hijo ha despertado un sinfín de mensajes de solidaridad y apoyo a través de las redes sociales.

«Mi amor, mi vida, mi príncipe, mi científico, mi héroe se fue al encuentro con Dios con el dolor hasta el fin de la vida. Sus padres Delfín Quishpe Apugllon y Rosario Urquiza Coro encomendamos en el poder celestial hermanos y hermanas. Pedimos solidaridad en estos momentos de dolor», escribió en redes sociales Delfín el pasado 18 de octubre al momento de hacer pública la noticia.

Los mensajes, con fuertes referencias a Dios, prosiguieron y las reacciones no se hicieron esperar.

 

“Una muerte feliz”

Su hijo se llamaba Luis Rolando Quishpe Urquiza y tenía 15 años. El velorio aconteció en la localidad de Guamote, provincia de Chimborazo. Fue ahí donde expresó emotivas palabras.

“Me dijo: ¿papi, por qué lloras por mí? No lo hagas, eres un excelente padre, no te preocupes…”, recordó el cantante, con intenciones de ser alcalde de Guamote y a las puertas del documental sobre su vida denominado “Hasta el fin de Delfín”, según reproducen medios locales como Extra.

Luis Rolando padecía enfermedad de Crohn, que suele afectar el sistema digestivo, y luego del diagnóstico los propios médicos habían comunicado que no tenía cura, prosigue Extra.

A pesar de ello, tal cual expresó Delfín, su hijo no se deprimió y vivió sus últimos días con fuerte optimismo.

“Tomó más valor, disfrutó más de la vida. Le gustaba mucho autoeducarse. Él soñaba con ser científico y decía que algún día pasaría por Yachay (universidad especializada), pero que su objetivo era estudiar en los Estados Unidos”, dijo.

Finalmente, Delfín comentó que durante los últimos días, tras una corazonada de una muerte inminente, ha podido permanecer junto a su hijo mientras estaba internado, momento en el que pudo darle de comer, ayudarlo y apoyarlo hasta el final.

“Tuvo una muerte feliz, porque no sufrió como otras personas con esta enfermedad. Sí, estaba flaquito, pero no padeció. Cuando llegó la hora de su muerte, nos despedimos: yo le di un beso en la frente y él me dijo adiós”, sentenció.

 

Trailer documental

 

Algunos de sus canciones más recordadas: 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.