Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Margarita María Alacoque
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Me he acomodado?

COUPLE RELAXING

By Antonio Guillem | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/10/18

Quizás el dinero, el prestigio, el bienestar o las seguridades me han llevado a dejar de buscar...

No hace falta ser muy rico para estar apegado a lo que poseo. Basta con muy poco para ser esclavo de algo, de alguien. Eso me impresiona siempre.

No importa cuánto tenga o deje de tener. Lo que sí importa es cuánto me ata y esclaviza lo que poseo. Importa mi corazón.

Y no sólo son los bienes materiales. Hablo de fama, prestigio, reconocimiento, amor. Hablo de comodidad de vida, de seguridades, de bienestar. Son bienes que se apegan al alma y pesan.

Es difícil optar por seguir a Jesús cuando el corazón está anclado en lo profundo de la tierra. Apegado a la vida del momento, a lo que ahora me da paz y seguridad, al mundo que me seduce.

Jesús, con tristeza, habla de lo difícil que es ser rico y a la vez libre para Dios: “Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el reino de Dios! Hijos, ¡qué difícil les es entrar en el reino de Dios a los que ponen su confianza en el dinero!”.

El joven era rico. O mejor dicho, tenía el corazón apegado a las riquezas. El corazón apegado al bienestar, a los lujos, a las comodidades.

Surge entonces de mi corazón la misma pregunta de los discípulos: “Entonces, ¿quién puede salvarse?”. Me siento a menudo como ese joven rico que se desanima con la petición. Tengo seguridades y bienes que me hacen esclavo. ¿Cómo puedo ser más libre para Dios? Jesús me contesta: «Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo».

Esa promesa de Jesús hoy me tranquiliza. Él puede hacerlo posible en mi carne enferma, en la fragilidad de mi voluntad, en la tibieza de mi ánimo.

Veo con frecuencia a personas que reconocen con sinceridad: “Llevo una vida de fe muy tibia”. A veces la vida me lleva donde no quiero ir.

Soñaba con altos ideales cuando era joven. Escribía canciones y oraciones elevadas llenas de sueños imposibles. Creía que estaba entregando el corazón entero.

Y quizás era así en ese momento, mientras era joven. Mientras la vida era más sencilla mis opciones de vida eran radicales. Invertía mis veranos en dar la vida por Dios.

Decía que sí a todo lo que me pedía Dios a través de personas. Y no quería por ningún motivo aburguesarme con el paso de los años.

Miraba escandalizado la vida de esos matrimonios acomodados que como yo un día soñaron con ideales. Y no quería eso para mí. No quería convertirme en un consumidor de vida religiosa centrado en mí mismo.

La vida, los años, apagan los fuegos. Y queda sólo un rescoldo de fe que el viento del presente lucha por apagar.

La Iglesia y su crisis. Los abusos y su dolor. Y las decepciones del camino. ¿Cómo se puede encender de nuevo la hoguera del alma con tanto frío? Es tan fácil caer en la mediocridad, en la tibieza.

No pretendo juzgarme con dureza. Pero aspiro a hacer algo más con la vida. Puede que no esté de acuerdo con todo. Que no me guste todo lo que veo. Pero, ¿dónde quedó mi amor por Jesús? ¿Dónde las promesas que le hice con pasión a María? ¿Dónde mi deseo de vivir eternamente con Él?

Mi radicalidad de vida pasó al olvido. Ahora casi todo me parece bien. La fuerza de la costumbre. O los hábitos en los que Dios no aparece. Y me conformo.

Escucho en mi interior: “¡Qué difícil les va a ser a los ricos!”.

Llego a sentirme rico. No lo he dejado todo para seguirlo. Guardo en mi interior tantos recovecos en los que Dios no entra

Tags:
riqueza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
2
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
6
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
7
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.