¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

El Papa besa todos los días reliquia con la sangre de Monseñor Romero

© Marvin RECINOS / AFP
Comparte

Entrevista exclusiva al cardenal Gregorio Rosa Chávez a la espera de la canonización en la Plaza de Pedro de monseñor Romero y Pablo VI, en el marco del Sínodo dedicado a los jóvenes (3-28 de octubre) en el Vaticano

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La canonización de monseñor Oscar Arnulfo Romero se destaca como un evento de significado profundo y especial para la Iglesia universal: El arzobispo de San Salvador asesinado en 1980 fue martirizado mientras celebraba misa en la capilla del hospital Divina Providencia.

Los escuadrones de la muerte querían apagar su voz de denuncia profética ante las injusticias que sufría el pueblo de El Salvador. Y en vida y después de su muerte, el prelado fue calumniado, acusado y maltratado tanto dentro como fuera de la Iglesia. Pablo VI lo apreciaba y le tenía un cariño especial, tanto que lo sostuvo en sus peores momentos al inicio de su misión episcopal. Ironía divina ambos serán canonizados el mismo día en el Vaticano, el 14 de octubre de 2018. Un Papa también calumniado y atacado por abrir la Iglesia al mundo tras el Concilio Vaticano II. 

Si la historia es cíclica, la celebración también recuerda los ataques que sufre la barca de Pedro en estos días. “Fue el santo de cuatro papas. Todos en su momento dieron su aporte para que se hiciera el proceso”, comentó el cardenal Gregorio Rosa Chávez, el primer purpurado salvadoreño, uno de los primeros impulsores de la causa de canonización del arzobispo Romero abierta hace ya 28 años.

“El Papa Francisco es un hombre muy especial. Él sabe que su vida está en peligro todos los días, pero no va a tomar medidas extraordinarias, él va a seguir adelante. Romero es para él una inspiración y también es una intercesión. Él todavía se encomienda a Romero, eso me consta”, nos contó el cardenal salvadoreño durante un encuentro de comunicación que compartimos en la ciudad de Antigua, Guatemala, al final de agosto. 

A continuación, el purpurado describe detalles de la amistad de Pablo VI y Romero, ilustra la figura  incomoda del beato salvadoreño y que inspiró a papa Francisco en su sueño de Iglesia: “una iglesia pobre y para los pobres”. Además, de revelar en exclusiva sobre una reliquia de monseñor Romero que Francisco besa todos los días antes de salir de la habitación 201 de la residencia de Santa Marta, donde vive en el Vaticano. 

ROSA CHAVEZ
Twitter JAVIER MENJÍVAR
Nuevo cardenal salvadoreño Monseñor Gregorio Rosa Chávez agradece intercesión de Beato Romero en su nombramiento

Su Excelencia estamos cerca a un gran evento, la canonización de monseñor Oscar Arnulfo Romero, el próximo 14 de octubre de 2018 en la plaza de San Pedro. ¿Cuál es el significado de la canonización de un pastor que fue símbolo de calumnia, injusticia, descredito y testimonio de que el mal no vence sobre el bien?

“La imagen que estamos mostrando en el país es la rama del arbusto de romero. Él lo colocó en su escudo (episcopal): una ramita de romero, una planta aromática, también medicinal, buena para la  cocina, entonces él exhala el buen olor de Cristo, la santidad.

Segundo, ayuda a curar enfermedades, la contaminación del ambiente, sobre todo del ambiente espiritual. Tercero le da sabor a la vida.

Con esta parábola decimos que cuando él sea canonizado éste aroma va inundar el mundo entero,ya se siente en Roma, es un santo para el mundo y no sólo Romero de América, pues la gente espera ese momento con tanto gozo y tanta esperanza.

Es increíble que un país tan pequeño (El Salvador es conocido como el ‘pulgarcito de América’ por su extensión territorial de apenas 21041 km²) aparezca un santo de tal dimensión y, al mismo tiempo, tan cercano a Pablo VI, un pontífice que lo comprendió y lo sostuvo, gracias a ese santo (papa Montini) tenemos al santo Romero y eso a mí me da mucha emoción verlos juntos en sus imágenes en el santoral para la celebración de 14 de octubre como un símbolo precioso de esos dos santos que se apoyaron mutuamente”.

¿Nos puede contar alguna una anécdota de esa relación especial que tenía Monseñor Romero  con Pablo VI?

“Dos cosas:  Cuando Romero le visita en el año 74 por ser obispo en una diócesis pequeña, el Papa le regala un cáliz y le dona un poco de dinero para una diócesis pobre, ese cáliz era el símbolo de  comunión entre ambos, así lo dice Romero en la carta de agradecimiento que le manda al papa Pablo VI.

En segundo lugar, Pablo VI fue quien le dio la guía sobre cómo entender la liberación a partir de Evangelii nuntiandi (exhortación apostólica – 8.12.1975). Por eso, nunca hubo en su predicación nada que fuera lejano de la doctrina de la Iglesia. Romero tomó de Pablo VI y monseñor Pironio (El teólogo argentino Juan Carlos Scannone indica que las elaboraciones teológicas de Pironio fueron una de las cuatro ramas de la teología de la liberación, denominándola Teología de la Liberación desde la Praxis Pastoral y sin contaminación alguna del Marxismo). Con esas dos luces, no se perdió para nada en la parte tan difícil de eliminar lo social.

Por otra parte, la visita que Romero, ya arzobispo, le hizo a Pablo VI y cómo lo trató y consoló. Eso le dio tanto animo a Romero, lo sostuvo permanentemente. O sea que es un santo que no existiría sin el apoyo de Pablo VI”.

¿Por qué cree que la situación de monseñor Romero fue tan incomprendida e incomoda, hasta el punto que su misma beatificación fue bloqueada bajo diversas circunstancias?

“Romero es un santo incomodo porque cuando usted lee sus textos se siente cuestionado. Entonces, es mejor desacreditarlo, desprestigiarlo, calumniarlo. Es incomodo por la forma cómo vivió su compromiso, él fue radical. Y Dios le concedió una gracia linda: murió en el altar, a la hora del ofertorio. Dios selló su vida con ese regalo. La ofrenda fue de Romero. Por eso, el Papa (Wojtyla)  fue a la tumba de Romero, a pesar de que se le dijo que no fuera porque era muy peligroso. – ‘Cómo no lo voy a hacer, si dio su vida en el altar-‘, argumentó el papa Juan Pablo II. Fue el santo de cuatro papas. Todos en su momento dieron su aporte para que se hiciera el proceso.

Benedicto XVI cuando iba para Aparecida, Brasil, le preguntaron sobre la memoria de Romero: él dijo que era un ‘gran testigo de la fe y merece ser beatificado, no me cabe la menor duda’. Y después desbloqueó la causa, solo que unos días después renunció y la orden no se ejecutó. Entonces, todos (los papas) dieron su parte para que Romero llegara a la santidad.

El último fue Francisco que es un gran entusiasta de Romero, un fanático, y él sabe que es ícono de la iglesia que él sueña: Una iglesia pobre y para los pobres”.

¿Cuando usted observa el testimonio de Romero y la situación actual de la Iglesia donde hay pujas institucionales que no tienen que ver con el Evangelio?

“Recuerde que un día el Papa llamó a sus colaboradores de los dicasterios (de la Curia) de repente y les preguntó algo que no se esperaban:  ¿Cómo están ustedes aplicando en su dicasterio el magisterio de la Evangelii Gaudium? -Ellos se sorprendieron-. ‘Esto no es optativo, es imperativo, es mi hoja de ruta y es mi propuesta para Iglesia’ y los puso en apuros.

A razón de esto, yo digo que el Papa desde que inició su ministerio tiene resistencias muy fuertes al interno del Vaticano porque él piensa en la verdadera conversión pastoral como invita en los primeros puntos del documento. Esa propuesta del Papa es verdaderamente la visión de América Latina, es tan inspiradora, tan esperanzadora, movilizadora.

Creo que va a abrir una serie de caminos y que al final esa luz va a inundar tanta oscuridad que se le está oponiendo porque es la fuerza de Dios que está detrás del Papa. Un pontífice que tomó como programa a san Francisco de Asís: los pobres, la paz y la ecología. Creo que así cubre todo. Ese programa aquí en América Latina se entiende bien. El bien va a triunfar sobre el mal”.

Monseñor Romero en vida fue atacado y él no defendía su reputación, él pensaba solo en defender la causa y la condición injusta en la que estaba el pueblo. ¿Es esto cierto?

“Dicen que cuando el Papa Francisco comentaba la beatificación de Romero, al día siguiente en el Vaticano, subraya que él decidió quedarse con el pueblo para acompañarlo y defenderlo aún a   costa de la vida.

Esta expresión del Papa tiene un gran valor, Romero acompañando al pueblo, arriesgándose, pienso que es esto lo que quiere el Papa de la Iglesia: Una iglesia que se arriesgue, esté en la calle, incluso que tenga accidentes y considero que Romero lo vivió en forma ejemplar. Por este motivo, el Papa Francisco le tiene tanto cariño a un hombre que fue coherente hasta las ultimas consecuencias que fue dar la vida”.

¿Usted cree que es por eso que el Papa Francisco no se defiende personalmente de esos ataques que le hacen?

“Es muy claro eso. El Papa es un hombre muy especial.Él sabe que su vida está en peligro todos los días, no va a tomar medidas extraordinarias, él va a seguir adelante. Romero es para él una inspiración y también es una intercesión. Él todavía se encomienda a Romero, eso me consta.

-¿El papa se encomienda a Romero?

El Papa se encomienda todos los días a Romero, eso me consta. Hay detalles que no puedo revelar,  pero es un gran devoto a Romero. Por tanto, pienso que Romero no lo va a dejar solo.

Pero, dígame por favor un detalle…

El Papa besa su reliquia todos los días, al comenzar la jornada.

-¿El Papa tiene una reliquia de Romero?

-El Papa tiene una reliquia de Romero de primer grado en su habitación y todos los días el Papa la besa.

-¿De qué se trata? ¿Una estola…?

-Una reliquia de primer grado, tiene que ser con sangre del mártir. De modo que es la reliquia más grande que uno puede tener. No puedo decir más detalles, pero ciertamente es una reliquia que tiene la sangre del mártir.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.