Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Valle de Boí: donde el románico toca el cielo

VALL DE BOI ERILL LA VALL
El Valle de Boí está señalizado para los que quieran hacer senderismo. En la imagen, un cartel de Erill la Vall indica la dirección y el tiempo aproximado de caminata hasta Boí.
Comparte

Es una aventura fascinante adentrarse en este valle que conserva 9 iglesias románicas y permite el contacto con la naturaleza de un parque nacional, el de Aigüestortes.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El Valle de Boí reúne uno de los conjuntos arquitectónicos más importantes del mundo. Se trata de nueve iglesias románicas que nos hablan de siglos de fe en el Pirineo de la provincia de Lleida (España), a muy pocos kilómetros de Francia. Son Sant Climent y Santa Maria de Taüll, San Joan de Boí, Santa Eulalia de Erill la Vall, La Natividad y Sant Quirc de Durro, Sant Feliu de Barruera, Santa Maria de Cardet y la Assumpció de Cóll.

El conjunto ha sido declarado Patrimonio Mundial por la Unesco y es visitable. Se han llevado a cabo importantes obras de restauración en los últimos decenios y puede recorrerse por la carretera L-500 en menos de 40 kilómetros.

La visita es un placer para los amantes de la Historia y de la cultura, por el testimonio que este enclave ofrece acerca de los siglos XI y XII, en época de señores feudales.

Pero Boí ofrece además una gran belleza natural. Se halla entre montañas que alcanzan los 3.000 metros (el Comaloforno tiene 3.033 metros de altitud y está en el vecino Macizo de Besiberri) y cuenta con el vecino Parque Nacional de Aigüestortes, así como el balneario de Caldes de Boí (con aguas termales mineromedicinales que ya eran conocidas en tiempos de los romanos) y con las pistas de esquí de Boí-Taüll.

Esta galería de imágenes invita a recorrer un valle que permite una escapada de fin de semana para desconectar o una estancia larga para descubrir otro estilo de vida entre las gentes de los pueblos de este hermoso rincón del Pirineo catalán.

La visita, cómo no, debería completarse con un viaje a Barcelona para poder ver algunas pinturas románicas de las iglesias que se salvaron de ser expoliadas y vendidas por traficantes de arte a comienzos del siglo XX. Hoy pueden visitarse en el Museo Nacional de Arte de Catalunya.

La última novedad es un mapping en 3D que permite recrear cómo estaba pintado el ábside de Sant Climent de Taüll. El espectador quedará admirado de lo que fueron capaces de hacer nuestros antepasados hace casi mil años.

El Valle de Boí dispone de un Centro del Románico en Erill la Vall, donde se facilita información acerca de los horarios de apertura al público de las iglesias, los horarios de misas y el contenido cultural de las iglesias. Su web está en 4 idiomas.

También el Parque Nacional de Aigüestortes dispone de una Casa del Parque en Boí, que funciona como punto de salida de los taxi-lanzadera que conducen a los turistas hasta el centro del parque.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.