¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Cuando sientas que todos conspiran contra ti, reza esta oración

SAD
Marjan Apostolovic - Shutterstock
Comparte

Una oración por la liberación de aquellos que se sienten perseguidos

A menudo pueden darse situaciones en la vida en las que puedas sentirte perseguido, señalado por tus creencias o tus valores. Puede ser en el trabajo, en casa, en la escuela o incluso en un supermercado.

Siempre que sucede algo así, puede instalarse en tu interior una sensación de aislamiento, puede parecer que todo el mundo está en tu contra.

Este sentimiento muchas veces resulta insoportable y, en ese momento, las tentaciones nos acechan para atraernos y alejarnos de nuestras creencias.

La buena noticia es que muchos personajes de la Biblia conocían con exactitud este sentimiento, escribieron sobre él y compusieron sentidas oraciones para expresar su angustia.

En particular, el rey David compuso múltiples salmos que manifestaban a Dios sus sentimientos, invocando Su poderosa ayuda en momentos de necesidad.

El Salmo 69 es una de estas oraciones y contiene los sentimientos sinceros de un hombre que se siente acorralado por todas partes.

En mitad de su oración, David llama a Dios: “Acércate a mí y rescátame, líbrame de mis enemigos”. El texto de la oración se visualiza también con frecuencia en los labios de Cristo en la cruz, ya que expresa Su angustia, incluso presagiando las acciones de los soldados romanos: “pusieron veneno en mi comida, y cuando tuve sed me dieron vinagre”.

Si sientes que necesitas una oración honesta en un momento de persecución u hostigamiento contra ti, reza el Salmo 69 y deja que Dios inunde tu corazón con Su gracia. A continuación, un fragmento inicial de dicho Salmo.

¡Sálvame, Dios mío,

porque el agua me llega a la garganta!

Estoy hundido en el fango del Abismo

y no puedo hacer pie;

he caído en las aguas profundas,

y me arrastra la corriente.

Estoy exhausto de tanto gritar,

y mi garganta se ha enronquecido;

se me ha nublado la vista

de tanto esperar a mi Dios.

Más numerosos que los cabellos de mi cabeza

son los que me odian sin motivo;

más fuertes que mis huesos,

los que me atacan sin razón.

¡Y hasta tengo que devolver

lo que yo no he robado!

Dios mío, tú conoces mi necedad,

no se te ocultan mis ofensas.

Que no queden defraudados por mi culpa

los que esperan en ti, Señor del universo;

que no queden humillados por mi causa

los que te buscan, Dios de Israel.

Por ti he soportado afrentas

y la vergüenza cubrió mi rostro;

me convertí en un extraño para mis hermanos,

fui un extranjero para los hijos de mi madre:

porque el celo de tu Casa me devora,

y caen sobre mí los ultrajes de los que te agravian.

Cuando aflijo mi alma con ayunos,

aprovechan para insultarme;

cuando me visto de penitente,

soy para ellos un motivo de risa;

los que están a la puerta murmuran contra mí,

y los bebedores me hacen burla con sus cantos.

Pero mi oración sube hasta ti, Señor,

en el momento favorable:

respóndeme, Dios mío, por tu gran amor,

sálvame, por tu fidelidad.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.