¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Esto es lo que ocurre cuando te dedicas a pasar el rato con Jesús

© A Vahanvati
Comparte

Me enamora ese Jesús que quiere pasar el día conmigo, sentado a mi lado

Jesús quiere estar con los suyos. Compartir el trabajo y el descanso. La noche y el día. Me gusta esa imagen del descanso con Jesús. Me gustaría descansar siempre a su lado. Estar junto a Él y disfrutar la vida en su presencia.

Creo que todo es más llevadero si vivo con Jesús. Si pienso que mi vida está en sus manos. Me gusta tocar la vida a su lado. Porque en esos momentos me siento más lleno y vivo con más sentido.

Me enamora ese Jesús que quiere pasar el día conmigo. Sentado a mi lado. Soñando con mi vida.

Jesús amplía mi mirada. Tiendo a ser algo estrecho en mi forma de mirar. Veo lo que tengo delante. Me falta esa mirada más amplia que abarca a más gente, más problemas, más vidas.

Mi mirada es estrecha. Me hace pensar sólo en lo que a mí me incumbe y preocupa. Nada más. Lo que brilla ante mis ojos. Lo que tengo dentro es lo que veo. Lo que amo es lo que miro. No abarco más.

Por eso me gusta vivir con Jesús porque Él hace más grande mi corazón. Me hace levantar los ojos. Jesús no deja de mirar más allá de lo inmediato.

Mira al frente, a lo lejos, y ve una masa inmensa de personas que buscan milagros, quieren ser saciados, esperan oír palabras de vida eterna de sus labios.

Jesús es capaz de abarcar más que yo, más que sus discípulos. Quiere dar de comer a todos los que ve. Su mirada incluye siempre, no excluye.

Y yo tengo un problema con eso de la exclusión. Sí, a veces excluyo a los que me molestan, a los que yo llamo tóxicos porque me hacen daño, a los que me cansan con sus peticiones y exigencias, a los que no me importan.

Hago un vacío a mi alrededor que me protege. Construyo un muro que excluye a los que no incluyo. Y surge en mi alma la duda de si todo el bien que se puede hacer tengo que hacerlo o no.

La beata portuguesa María Clara decía siempre: Donde haya un bien que se pueda hacer, que se haga”.

Me parece a veces una exigencia excesiva. ¿Es necesario hacer todo el bien que pueda? Hay demasiados momentos en los que puedo hacer el bien. Demasiados bienes posibles. ¿Todos los quiere Dios? No lo sé.

Sí tengo claro cuáles son los bienes que yo puedo hacer. Sé que el bien siempre me hace mejor persona. Saca lo mejor de mí. Me hace más de Dios. Aunque a veces dejo de hacer el bien que puedo.

Leí el otro día: “Los cristianos pensamos que el bien no puede ser excluido. No sabemos si Dios se enfada o no cuando alguien deja de hacer un bien, pero sí tenemos razones para pensar que su desprecio del bien acarrea consecuencias para su ser persona entre las demás personas. En este nivel sin duda algo se deteriora en mayor o menor medida. Y por desgracias ese algo no sólo me afecta a mí, sino que puede terminar repercutiendo en los demás. Y algo se deteriora también en la relación con Dios[1].

El bien que yo hago es difusivo. Llega a muchos. Hace bien a los que lo necesitan. Y el bien que no hago deja un vacío. Esa falta de bien hace que sea peor persona.

Es curioso. Necesito pedirle a Jesús que me ayude a levantar la mirada para ver a muchos hambrientos.

Es verdad que tengo baja la mirada. Veo mi problema, mi preocupación, mi sed, mi hambre. Pienso sólo en mí. No miro a lo alto. No miro a lo lejos.

Jesús me muestra el bien que puedo hacer y me pregunta. Y yo veo el problema, la desproporción y trato de ser cuerdo, sensato. No puedo ayudar.

Deseo que Jesús entre en razón. No es posible ayudar, le digo. No tengo todos los medios para cambiar el mundo. No puedo hacer el bien a tanta gente. No tengo fuerzas. No llego tan lejos. Mejor no hacer nada.

Estos discursos me los repito yo tantas veces. No puedo, no tengo bastante, no valgo lo suficiente. Y Jesús me mira conmovido.

Pongo los peros. Explico las dificultades. Le hago ver a Dios que si no resulta bien no será por mi culpa. Sino por la incapacidad para llegar más lejos.

Veo todo el bien que se puede hacer. Pero yo no logro hacerlo. Me parece que no llego a la meta marcada. Y mi humanidad resulta un obstáculo para la gracia de Dios.

No soy capaz de llegar tan lejos. No soy capaz de abarcar todo lo que es posible realizar. Poco dinero. Poco poder. No basta. Nada de lo mío basta para salvar el mundo.

 

[1] Stefano Guarinelli, El sacerdote inmaduro, 71

Tags:
fe
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.