Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Virgen de Urkupiña: Todo el colorido, ritmo y devoción en imágenes

URCUPIÑA
Comparte

Entre el 14 y 16 de agosto Bolivia celebra una festividad cargada de folclore y religión que rompe fronteras

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La familia de Bartolina Rodríguez Ortiz, una mujer boliviana de 78 años, dijo presente, como no podía ser de otra manera.  Tanto ella como los suyos guardan una profunda devoción a la Virgen de Urkupiña, también conocida como “La Mamita”.

“Gracias a ella estamos vivos. En 2016, un camión derribó nuestra casita cuando dormíamos en la noche. Se cayó el techo y el vehículo nos amontonó, pero milagrosamente todos salimos ilesos”, dice a El Deber, Juana Gloria, hija de Bartolina, quien junto a su madre le bordan año a año un vestido diferente a una pequeña imagen de la Virgen para llevar a la Iglesia durante esta festividad cargada de colorido, cultura y devoción.

Es que el municipio boliviano de Quillacollo, en el departamento de Cochabamba, se transforma en centro de referencia para miles de peregrinos dispuestos a homenajear a la Virgen y acompañar diversas actividades entre las que se destacan danzas, despliegues folclóricos, la presencia de fraternidades y celebraciones religiosas.

Tanto Bartolina, como su hija, forman parte de una de estas fraternidades y representan tan solo un testimonio de la importancia de una fiesta que rompe fronteras.

 

Mira la galería y deléitate con el colorido, el ritmo y la fe de miles de personas durante estos días festivos: 

 

¿Cómo surge esta devoción?

La tradición sobre la Virgen de Urkupiña en Bolivia se remonta al año 1700 y está vinculada a una humilde familia de campesinos. Más precisamente con la aparición de la Virgen a una pastorcita que recorría las colinas de Cota, al sudeste de Quillocollo. Luego de varias oportunidades en que la pequeña era visitada por “La Mamita”, junto a un hermosísimo niño en brazos, sus padres lograron ser testigos de los hechos e incluso llevar el caso al párroco local.

Desde aquel momento la Virgen de Ukupiña es muy venerada en esa región y los relatos de milagros son extensos, recuerda el portal del santuario que lleva su nombre.

Con el correr de los años esta festividad cobró mayor relevancia. Hoy en día – de alguna manera gracias a los migrantes bolivianos- la festividad que se vive en Quillacollo ha atravesado fronteras y se celebra en varias ciudades del mundo de países como Argentina, Chile, Paraguay, Brasil, además de España e Italia.

 

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.