¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Ya no quedan “tapices del purgatorio”. Pero aquí sí

Obispado de Girona
Comparte

Se llamaban también “telón de las almas”

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Búsquelo en Google, no lo encontrará. Es muy difícil dar con los célebres telones de almas o “tapices del purgatorio”.

En España la mayoría de estos tapices con almas del purgatorio en un fuego fueron destruidos en la Guerra Civil en 1936. Sin embargo, hay uno que todavía se conserva, el de Santa Maria de Seguró, obra de Joan Carles Panyó (1755-1840).

El Telón de las Almas es una tela decorada o una pintura que se colocaba en el llamado “novenario de almas” dentro de la iglesia. Podríamos referirnos a un teatro de sombras que captaba la atención de los oyentes –que no participantes, porque estamos hablando de un momento en el que los fieles “oían”, pero no participaban activamente en la liturgia-.

Este tapiz, también llamado Tapiz del purgatorio, solía representar almas en actitud de súplica, normalmente varios personajes llorosos en actitud de arrepentimiento, rodeadas de un fuego del que no se podía escapar.

Detrás del telón se movían cirios encendidos que iban subiendo y bajando: algunas almas ascendían triunfantes al cielo, mientras otras persistían en el castigo.

Era un catecismo visual que reforzaba el impacto de los predicadores en esas oscuras Iglesias al atardecer.

Aquí puede ver este ejemplar que se conserva en una iglesia catalana:

Las imágenes del Novenario de almas de la iglesia de Santa María de Segueró de Beuda han sido cedidas por el obispado de Girona 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.