Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El truco jesuita para sanar heridas del pasado

THINK
Karl Fredrickson - Unsplash
Comparte

Esta práctica de 5 pasos de san Ignacio puede ayudarte

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Es habitual que surjan emociones de una misteriosa y profunda fuente en mi interior y yo me quedo inquieto y molesto por no tener ni idea del porqué. Es típico que no sepa explicar por qué estoy teniendo un mal día y también tengo problemas para solucionarlo. Esto se debe, según me dijo una vez un psicólogo, a que no tengo ni idea de lo que estoy sintiendo. Esto implica que a menudo me comporto de forma irreflexiva y poco saludable porque estoy cargando con dolores pasados de los que ni siquiera soy consciente de que todavía me afectan. Solamente después reflexiono y entiendo la causa de lo que ha sucedido.

Por pequeñas que sean mis heridas, me resulta difícil dejarlas atrás. Como pastor, hablo con personas que buscan consejo y oración y descubro que los dolores y los traumas pasados pueden persistir como una herida abierta. Quizás sea un recuerdo de la infancia o un acontecimiento más reciente, pero igualmente, si se deja sin resolver, esa herida pasada continuará teniendo consecuencias negativas regularmente. Una falta de curación interior puede destruir matrimonios y amistades. Nos hace comportarnos de forma autodestructiva y puede imposibilitar nuestra paz interior.

De modo que, ¿cómo sanamos para poder avanzar?

Presentamos a san Ignacio de Loyola, sacerdote del siglo XVI y fundador de los jesuitas. Su vida estuvo marcada por múltiples acontecimientos traumáticos.

Su madre murió siendo él muy joven, estuvo involucrado en varios altercados violentos, mató a un hombre durante un duelo y en una batalla sufrió la mutilación de su pierna por una bola de cañón.

Como resultado de su lesión, se sometió a diversas cirugías dolorosas sin anestesia. Fue durante su recuperación que empezó a replantearse su vida y a empezar a hacer cambios.

Más tarde publicaría sus Ejercicios espirituales, que detallan su método práctico para lograr la libertad espiritual. Una parte de este proceso, denominada Examen, es útil para examinar heridas, errores y motivaciones para acciones del pasado.

Aquí tenéis su meditación diaria de cinco pasos para ayudaros a traer luz sobre heridas del pasado y abrir el camino a la sanación…

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.