Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Amar es cuidar

Comparte

Antes de cuestionar cómo está el otro, ponte a cuidarle incluso sin que te lo pida.

Así como un vaso de agua, un buen cuidado no debe negarse. La diferencia está en que la gente cuida a cualquiera. Cuida a quien es importante en su vida y le entrega todo lo que su voluntad pueda ofrecer.

En nuestra vida, la gente recibe el calor en los brazos de consuelo de quien le demuestra afecto, ternura, complicidad y amor.

Cuidar es llevar consigo a la gente que realmente amamos.

No es una casa enorme la que acoge. No es un coche bueno que el que lleva cariño. No es la ropa de marca la que viste una sonrisa sincera al ver al otro feliz. No es una cama de lujo responsable de la comodidad de acostarse sobre el calor de un pecho que calma las lágrimas, que comparte sueños. No es un estatus el que oficializa la unión recíproca.

Cuidar al otro el que crea lazos; el pensar en satisfacer las necesidades del otro. El cuidado sirve de sustancia para que el corazón lata con fuerza, para que en él quepan dos y hagan familia.

Que jamás acabe el cuidado por quien amamos aunque falten los bienes materiales.

Antes de cuestionar cómo está el otro, ponte a cuidarle incluso sin que te lo pida.

Amar es ser servicial. Pequeños gestos y atenciones hacen la diferencia y demuestran que amar es cuidar.

Por Soma de todos os afetos

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.