¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

Dios está más cerca de lo que crees

pexel
Comparte

Puedes encontrarle en cada persona, por aburrida o limitada que sea

A menudo le digo a los esposos que en el otro cada uno ha de ver a Jesús. Tocar en sus manos la piel de Dios. Y escuchar en sus palabras susurros del cielo.

Pero luego es tan difícil traspasar ese límite humano que tan bien conozco… Resulta complicado trascender a quien amamos y ver detrás de su rostro el de Jesús oculto.

A veces busco las huellas de Dios en lo extraordinario. En experiencias fuertes que toquen el corazón. Que demuestren que Dios me ama, que Dios existe.

¿Cómo tolerar el límite que me duele en aquel al que amo, y ver detrás a Dios omnipotente? ¿Cómo ver en el amor condicionado que me tienen los otros una huella de un amor incondicional y eterno?

Hace falta una mirada que yo mismo no tengo.

Si me hablan de la santidad de una persona lejana, asiento y me conmuevo. Pero si con la misma emoción me hablan de la santidad de alguien conocido, me rebelo.

Yo sé bien cómo es. Lo he probado en mi carne. Conozco sus límites y sus torpezas. He vivido sus incongruencias y he tocado sus caídas. Sé muy bien de qué color es la piel de su alma.

No me sorprende su debilidad. Pero no acepto que otros pretendan enaltecer al que yo humillo con mis críticas y desprecios.

No tolero una santidad de andar por casa. Una santidad cercana, demasiado humana, demasiado frágil.

Me creo que lo santo, lo sagrado, está totalmente despegado de la carne mortal. Busco al Dios lejano, muy distante de mi vida.

Decía el padre José Kentenich: “Este es el problema de la actualidad. Buscar a Dios, hallar a Dios, amar a Dios… en todas las cosas. Detengámonos pues en la creación; no ascendemos directa sino indirectamente a Dios. Se trata siempre de la mediatez de Dios. No como si no se buscase también la inmediatez de Dios. La definición de la santidad de la vida diaria nos ofrece una respuesta en este sentido”[1].

Necesito encontrarme a Dios en lo más humano y pobre de mi vida. Allí me está hablando. Dios me ama tanto que se hace parte de mi camino y de mi historia.

Se mete hasta el fondo. Está escondido en mi corazón, en la Eucaristía. Se acerca a mis caminos cada día, a mis esquinas y encrucijadas. En mi historia pequeña, en mi orilla cotidiana, en mi mar.

Dios viene siempre. Esa es la verdad de mi vida. El camino de santidad que me propone pasa por ahí. Por pertenecer a Dios en medio de mi mundo. Por ser perfecto siendo imperfecto. Por amar con su amor amando con mi amor limitado. Es la única forma de llevar una vida según Dios.

No es la santidad perfecta la que de verdad quiero. Quiero ver a Dios actuando en los límites de aquel a quien amo. Ver a Dios abriéndose paso por su carne. No me escandalizan sus límites. Ni saber de dónde viene, cómo vive y lo que hace.

Un sacerdote recién ordenado comentaba: “Después de la ordenación siento que sigo siendo el mismo. Algo ha cambiado en lo más profundo, eso lo sé, pero sigo teniendo mi misma carne enferma. No he dejado de ir al baño, de comer y otras necesidades tan básicas. No vivo en el espíritu, anclado en una nube. Mis pasiones siguen estando ahí. Mis fuerzas interiores. Sigo soñando y deseando lo eterno. Y me sigue turbando mi pecado. Pero algo ha cambiado. Noto a Jesús abriéndose paso por mi carne”.

Consagrarme a Dios significa entregar mi debilidad en sus manos sagradas. Saber que mi torpeza me acompañará cada día.

He desarrollado una mirada más profunda para ver más allá de esa apariencia real que me escandaliza. Toco el pecado de mi Iglesia. En la carne visible. Me duele. Veo también la santidad sobre débiles hombros. Me asombra.

Veo la luz y la oscuridad abriéndose paso por la misma piel. Y no dejo de dar gracias al cielo. No quiero escandalizarme como esos hombres que se alejan de Dios hecho carne. Quieren matarlo. Dudan de sus palabras. Desprecian su vida en Nazaret.

Quiero ser capaz de ver la bondad detrás del pecado. Ver la luz detrás de la noche. Una mirada confiada en la bondad del hombre es lo que necesito. Aunque me tachen de inocente.

Creo en una segunda oportunidad, después de haber fallado. En el perdón que sana las heridas y entierra para siempre el rencor guardado. Creo en lo que Dios puede hacer conmigo si le dejo hacer milagros.

Le digo que sí conociendo mis límites y viendo que lo que me pide es infinito. Soy mediocre sin llegar a acariciar los ideales que predico. No me desespero.

Dios tiene sus tiempos y yo pongo mi vida en sus manos pidiendo paciencia. Descubro a Dios brillando en lo oculto. Acepto lo humano como es y veo allí un destello divino que lo cambia todo.

Esa forma de mirar es la que quiero. La inocencia de los niños la que suplico. Para no sospechar de todo lo que no conozco. Y aceptar la verdad oculta en la piel humana.

[1] Kentenich Reader Tomo 2: Estudiar al Fundador, Peter Locher, Jonathan Niehaus

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo