Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué santo es representado con su cabeza entre las manos?

© Libre de droit
El martirio de san Dionisio
Comparte

¿Cómo identificar a un santo que encontramos en un recodo de una calle, un museo, una iglesia, en forma de estatua o de cuadro? Aleteia te da las claves para reconocer los símbolos de cada personaje y ser todo un experto. Hoy: San Dionisio

Representación:

San Dionisio es representado muy a menudo con la cabeza en las manos. A veces la cabeza está cortada a ras del cuello y a veces solo la parte superior del cráneo aparece seccionada. Algunas representaciones lo muestran con la cabeza sobre los hombros y otra en las manos.

Vida y leyenda:

Primer obispo de París, san Dionisio vivió en el siglo III. Se ha construido una leyenda alrededor de este personaje, así que no conocemos su vida. En efecto, en el siglo IX, a los monjes de Saint-Denis les gustaba asimilarlo a Dionisio el aeropagita, mencionado en los Hechos de los Apóstoles, a quien san Pablo convirtió y que se convirtió en el primer obispo de Atenas. Era una manera, según ellos, de poder declarar que su santo patrón había vivido en tiempos de Cristo.

© Wikimedia
Henri Bellechose: Retablo de san Dionisio, última comunión y martirio de san Dionisio, 1416.

Convertido por san Pablo, Dionisio se convierte en el líder de la comunidad cristiana en Egipto antes de partir hacia la Galia. Se convierte entonces en el primer obispo de París. Arrestado por el emperador, sufre muchos tormentos por no renegar de su fe. Al final, es decapitado con sus dos compañeros, Eleuterio y Rústico. Cuando el verdugo acaba de cortarle la cabeza, se produce un milagro: san Dionisio, aún vivo, se inclina, agarra su cabeza y se dirige con ella al lugar de su entierro. El distrito donde se derrumbó lleva hoy el nombre de Saint-Denis. Sobre su tumba se construyó una capilla. Dagobert hizo transportar las reliquias en el año 639 a la abadía que acababa de fundar y que se convirtió en la abadía de Saint-Denis, sepultura de los reyes de Francia.

Patrón:

Es invocado para los dolores de cabeza.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.