¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Sexualidad natural: dificultades más frecuentes 

COUPLE
Jacob Lund - Shutterstock
Comparte

Un estilo de vida saludable que requiere tiempo, energía y paciencia

Cada pareja hace su propio camino con sus fortalezas y debilidades, pero a la hora de plantear la experiencia de encarar un método natural de la fertilidad juntos, estas son algunas de las dificultades más frecuentes que pueden llegar a experimentar.

1. Falta de apoyo de los profesionales de la salud 

Uno de los problemas más comunes que aparecen cuando las parejas están queriendo seguir una línea natural de la fertilidad, es la falta de información y apoyo que pueden llegar a encontrar en sus médicos. Estos son normalmente los que acompañan a las parejas durante las distintas etapas reproductivas de su vida, incluyendo la planificación de los embarazos. 

Para aplicar un método natural es importante contar con profesionales que conocen el tema y comparten una visión ginecológica y reproductiva saludable. Además, al ser un aprendizaje, es crucial el acompañamiento de profesionales especializados como son las instructoras o las monitoras de la fertilidad.

2. Vivir la abstinencia del contacto genital

Tener relaciones genitales no constituye un impulso incontrolable. Sin embargo, el aprender a relacionarse en una forma que no implique la genitalidad es un reto muy común para las parejas que comienzan a implementar un método natural, especialmente aquellas que tienen una larga historia de uso de anticonceptivos. 

Existe más de una única forma de crear un vínculo íntimo con el otro. El método natural invita al desarrollo de una sexualidad integral. Al evitar el contacto genital periódicamente, hay una tendencia natural en la pareja a comunicarse de otras formas y desarrollar otras áreas de la relación que son parte de las bases para una relación duradera. 

3. Falta de participación, cooperación o responsabilidad de uno de los cónyuges

Cuando la fertilidad comienza a ser una tarea individual, las dificultades comienzan a aparecer. El método natural es un método compartido y por tanto la participación de ambos es insustituible. Cada uno hace un aporte personal con las propias potencialidades que tienen como hombre y mujer, pero la base de estos métodos naturales es la igualdad en la participación del conocimiento de la fertilidad combinada. 

4. Estar en proceso de aprendizaje del método

Todo lo que es nuevo requiere un tiempo de aprendizaje. Si la pareja no se toma el tiempo para conocerse e internalizar ese conocimiento, la ansiedad puede traer dificultades en el uso del método. Es común que cuando la pareja aún no tiene un conocimiento completo de su fertilidad, puedan aparecer dudas o frustraciones. El seguimiento, la paciencia y sobre todo la motivación juegan un papel fundamental. 

5. Experimentar cambios en los ciclos

Otra dificultad que puede aparecer es cuando la pareja se encuentra ante ciclos muy irregulares o hay un cambio en su vida reproductiva como la lactancia, la premenopausia o incluso si dejaron los anticonceptivos en el último año donde pueden presentarse muchos cambios. 

La educación sexual en lo que se refiere a las distintas etapas reproductivas o situaciones por las que el ciclo puede cambiar como son una ovulación temprana o el efecto del estrés, es conocimiento que se aprende y por ello la pareja necesita tenerlos en cuenta para llevar adelante el uso correcto del método. 

6. Dialogar sobre temas que tal vez nunca trataron antes

El método natural promueve la experiencia de una sexualidad vivida en todas sus dimensiones: física, espiritual, psicológica, emocional e intelectual. Si una pareja no vivió una preparación en estas áreas o puso el foco solamente en alguna de estas, ahora pueden encontrarse por primera vez ante la realidad de pasar por conversaciones que tal vez nunca tuvieron antes. 

Puede costar dialogar sobre temas si previamente no hubo o no existe una comunicación fluida sobre la fertilidad, el sexo, los proyectos compartidos o incluso destapar cuestiones que venían trayendo desde antes pero que no habían externalizado.   

7. Tener el hábito de una rutina de observación y llevar un registro diario

En un día cargado de asuntos familiares, responsabilidades laborales y tareas del hogar, una dificultad que las parejas pueden llegar a tener, sobre todo al principio, es poner la energía en incorporar un nuevo hábito más en la agenda diaria.

A largo plazo como consecuencia de la repetición de realizar observaciones y llevar un registro, estas acciones terminan convirtiéndose en un hábito que luego es sencillo de aplicar.

Pueden ayudarte algunas aplicaciones móviles para llevar a cabo este registro.

8. No sentirse 100% seguros/confiados usándolos

Cuando la fertilidad depende de un factor externo como una píldora, un dispositivo, un condón, una ligadura o una inyección, la confianza queda depositada en lo que el marketing de estos productos que aparecen en el mercado nos dicen. 

Lo cierto es que ningún método, sea natural o artificial, evitará un embarazo en un 100%. Los porcentajes son altos, pero sabemos que la posibilidad siempre estará abierta desde el momento en que uno decide tener un encuentro de intimidad. 

Las inseguridades de una pareja pueden presentarse por distintos motivos, pero la mayor causa suele ser la ignorancia sobre la biología humana. La confianza crece cuando se implementa una planificación familiar responsable, la cual requiere de la experiencia en el uso del método. Además, hay varios métodos naturales. Lo importante es que la pareja pueda encontrar el que funciona mejor para ellos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.