Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

No es la Copa del Mundo… ¡Es “Cristo de los Abismos”!

CHRIST
Comparte

Hallan la estatua que había sido robada en junio, pero aún persisten las interrogantes

Cuando el buzo Luigi Morgione, de Lanciano, provincia de Chieti, región de Abruzos (Italia), dio con el hallazgo lo primero que pensó fue en una réplica de la Copa del Mundo, quizás eclipsado con la “fiebre mundialista” que se vive por estos días a nivel planetario y a pesar de que su país no haya participado de esta edición.

No obstante, cuando pudo ver mejor se dio cuenta que el “trofeo” que tenía entre sus manos era algo aún mucho mayor. Al menos, así da cuenta su testimonio tras lo que vio entre las aguas:

“Yo estaba bajo el agua, cerca del acantilado, el lado de la tierra (…)”, dice Morgione, reproduce Il Centro.

“Y me di cuenta de algo entre las rocas de unos tres metros de profundidad. Parecía la copa del mundo: solo podía ver una pieza porque el resto estaba atrapado entre las rocas y cubierto por moluscos. Me acerqué para ver mejor por qué el agua estaba turbia e inmediatamente reconocí al Cristo del abismo. Volví a salir y llamé a un amigo que estaba en el puerto para que avisaran a los carabinieri y pudieran recuperarlo”, expresó el buzo luego de lo acontecido cerca del muelle de San Vito, en un zona que no era el lugar de origen de la imagen.

Efectivamente, lo que había encontrado este buzo era la estatua de bronce de “Cristo de los Abismos”, una particular imagen de poco menos de un metro de largo y con un peso de 15 kilos.

Esta imagen tenía en vilo a los pobladores locales desde el pasado 4 de junio cuando se confirmó, tras la realización de un operativo de limpieza bajo el mar, que la pieza no estaba en su lugar, por lo que se especuló con un robo.

Por estas horas las interrogantes persisten y se está investigando qué fue lo que finalmente sucedió con esta estatua, que luego de varias semanas “volvió a aparecer”.

Y la alegría no es para menos, pues esta imagen de Cristo que había sido colocada en 1994 en las profundidades del pequeño puerto de Vallevó, en Rocca San Giovanni (Chieti), representa un verdadero símbolo y orgullo local.

Pero comunidad vinculada a esta imagen nunca perdió la fe en que ese Cristo pudiera regresar a su lugar para seguir bendiciendo con sus brazos abiertos y desde lo más profundo del mar. ¡Estos pobladores se sienten verdaderos campeones del mundo!

 

Con información en base a Il Centro y agencias

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Aleteia Image Department
Sor España
Aleteia Team
¡Oh Dios mío!
Aleteia Image Department
Aquí hay gato “encerrado”
Aleteia Image Department
Padre Pío…¡Escúchame!
Aleteia Image Department
Solidaridad
Aleteia Team
¡Gigantes!
Aleteia Team
Dios te ama
Aleteia Image Department
Sobre las aguas… (de gente)
Aleteia Image Department
Marche pour la vie
Aleteia Image Department
Marcha por la vida en EEUU
Aleteia Image Department
¿Estamos solos?
Aleteia Image Department
Santos Inocentes en Nueva York
Aleteia Image Department
Utreya: 328.000 peregrinos
Aleteia Image Department
Catania tiembla
Aleteia Image Department
Navidad con los pobres
Aleteia Image Department
Tsunami en Indonesia
Aleteia Image Department
Guayaquil respira Navidad
Aleteia Image Department
Migrantes: Un Pacto necesario
Aleteia Image Department
“La cabalgata de la fe”
Aleteia Image Department
Lo mejor estaba por venir
Aleteia Image Department
Siguen siendo niños
Aleteia Image Department
El rojo de los mártires
Aleteia Image Department
La “acogida” de Trump
Aleteia Image Department
El temporal que asola Italia