Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

FOTOS: Mira cómo las oraciones de una madre cambiaron a un hombre y cambiaron el mundo

DOLAN,ORDINATION,TRENTON
Jeffrey Bruno | Aleteia
... un nuevo sacerdote...
Comparte

Una revelación increíble en una ordenación sacerdotal en Trenton

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La luz diurna se derramaba a través de las ventanas de cristal emplomado de la pequeña habitación adyacente a la entrada de la catedral de Santa María de la Asunción en Trenton, Nueva Jersey, Estados Unidos.

La habitación mostraba un fuerte contraste con las elevadas columnas de mármol de la catedral y las radiantes vidrieras que bañaban el cavernoso espacio con la gloria del Evangelio a través de un baile de color y luz.

El sábado 3 de junio, la pequeña habitación era el último lugar en que cuatro hombres permanecerían juntos antes de cruzar el umbral del santuario y ocupar sus lugares para ser ordenados sacerdotes.

“¿Algún último consejo para estos chicos?”, preguntó el obispo David M. O’Connell al puñado de sacerdotes reunidos en la pequeña sala y, con igual medida de sabiduría e ingenio, se despacharon profundas verdades y anécdotas divertidas, rompiendo la tensión del momento y levantando el ánimo hasta una alegre euforia.

Mientras intercambiaban risas y charla desenfadada, fue interesante considerar que cada uno llegó a su destino recorriendo un camino largo y tortuoso de discernimiento, cada uno con su propia historia.

La vocación a la que han respondido la discernieron con oración, la alimentaron y apoyaron, y el papel de la “Iglesia doméstica”, la familia, fue esencial para que ellos estuvieran donde estaban en esa pequeña habitación.

Padres, abuelos e incluso hermanos, todos contribuyeron con su parte para ayudar a pastorear a los jóvenes para ser más abiertos y elegir libremente la vocación que habían recibido.

Los padres como modelos de masculinidad virtuosa, de valor y fortaleza, demostrando idealmente una vida que imita la de Cristo, por imperfecta que sea…

… y las madres…

Las madres como modelos de fuerza, sacrificio y devoción, asumiendo un papel que es sorprendentemente mariano en su carácter: dar vida, dar amor y permanecer al pie de las “cruces” que sus hijos padezcan en la vida.

A través de los anales del tiempo e incluso en la actualidad, las historias de mujeres rezando por hombres y guiándolos a la santidad podrían llenar las bibliotecas del mundo.

Y en lo referente al sacerdocio, parecería que la oración de una madre sea la fuente de una gracia de un nivel que rara vez llega por cualquier otro medio.

“Hagan todo lo que Él les diga”. (Juan 2,5)

Igual que Cristo recibió su humanidad de María, parece que un hijo a menudo encuentra su camino hacia Cristo a través del corazón de una madre.

Cuando los sacerdotes recién ordenados descendieron del altar hacia los acogedores brazos de familiares y amigos, inmersos en palabras de felicitación y oraciones de agradecimiento, ocuparon sus lugares para conceder sus primeras bendiciones sacerdotales.

Y no fue por casualidad que, a los pies del sagrario, en una abarrotada catedral del centro de Trenton en una soleada mañana de sábado, ocurrió algo en que esta verdad invisible se hizo visible en toda su deslumbrante belleza y gracia.

El profundo significado de la mirada, las lágrimas y el abrazo revelaron una realidad más honda, que toda madre debería conocer: si las oraciones de una madre pueden llevar a un hombre al sacerdocio, las oraciones de una madre pueden cambiar el mundo.

“Toda vocación sacerdotal viene del corazón de Dios, pero pasa por el corazón de una madre”. ─ Santo papa Pío X

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.