¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

La “Cariñoterapia” del Papa Francisco

CAMINATA
Comparte

“Huellas de Ternura” por toda América contra el maltrato infantil

Arrancó de Tijuana, México la caminata más larga de estos tiempos. Desde México hasta la Patagonia millones de personas entre el 2018 y el 2019, marcarán “*Huellas de Ternura” *por toda Centro América, el Caribe y la América del Sur. Esta iniciativa responde a la *“cariñoterapia” *hacia los niños recomendada por el Papa Francisco y tiene como objetivo luchar por cero violencia y 100% de ternura para los niños. Es importante que sumemos voluntades a esta novedosa iniciativa del pontificado de Francisco.

La campaña responde al llamado del Papa a luchar contra el maltrato y el daño infantil. Cero tolerancia ante el abuso infantil y ante la violencia en su contra. No vale sólo luchar contra flagelo si al mismo tiempo no ejercitamos y practicamos la “cariñoterapia” hacia los niños, dice el Papa. Esto es, dar ternura y amor a los más pequeños y frágiles. A lo largo de esta caminata se irán marcando millones de huellas de ternura. Cero tolerancia a los abusos y 100% ternura hacia los niños, es el lema.

Mons. Humberto González Franco, Oficial de la Pontifica Comisión para América Latina, explicó en Roma que la caminata es “un reto” al que se han unido varios actores de la Iglesia como es el CELAM, Word Vision, Cáritas de América Latina y el Caribe, las Cáritas nacionales y diocesanas, así como otras organizaciones. Durante el año 2018, se caminará por México, Centro América y el Caribe. En el 2019, se comienza a caminar desde Venezuela, sigue Colombia, Ecuador y de allí se baja hasta la Patagonia Argentina.

Con juegos, actividades de recreación y liturgias de la palabra y oraciones se juntarán familias, escuelas, colegios y organizaciones para denunciar el maltrato hacia los niños y al mismo tiempo sensibilizar y promocionar la atención que debemos a los pequeños fomentando la ternura y el amor hacia ellos. Una “cometa de colores” acompañará la caminata y será portada por un Embajador designado por cada país para liderar la marcha.

Monseñor González Franco, explicó que se escogió una “cometa de colores” como lema porque tiene “reflejos de un alimento fundamental: la libertad direccionada” … “la cometa que se deja llevar hacia lo alto con el viento pero que tiene que tener una cuerda que le de dirección porque de lo contrario la cometa se suelta, se pierde o se va a pique”, algo – señala – que también sucede con la libertad del ser humano y con la educación de los niños: “Si a los niños no se les direcciona, si no hay quien los acompañe en su formación, quien le esté mostrando un horizonte, sencillamente se pierde”.

No es tarea de un sólo país sino de todos y de mucha gente en cada uno de ellos. Es muy importante esta iniciativa porque América Latina es un continente en el que el abuso infantil en sus diferentes formas, físico, psicológico y hasta la muerte por maltrato, sigue aumentando. UNICEF lo ha alertado en múltiples ocasiones. Desde el 2014 advierte que “más de la mitad de las niñas, niños y adolescentes de la región, son víctimas de maltrato físico, emocional, trato negligente o abuso sexual… 40 millones de menores de 15 años sufren violencia, abusos y abandono en la familia, la escuela y la comunidad”. Según la organización internacional “la violencia se da principalmente en el interior de las familias, por medio del castigo físico como forma de disciplina, el abandono, la explotación económica y el abuso sexual”.

Entre tanto, en la región latinoamericana “más del 50 por ciento de los adultos, mujeres y hombres, piensan que es normal el maltrato contra los menores de edad, como forma de educar o castigar”. Es por eso que esta campaña de *“Huellas de Ternura” *que organiza la Iglesia contribuye para apuntalar los esfuerzos que instancias internacionales, gobiernos locales y organizaciones sociales vienen desarrollando para erradicar la violencia y el maltrato infantil. Es un hecho que se puede prevenir y erradicar el maltrato y detener la violencia. Esta iniciativa de la “cariñoterapia”, que transforma mentes y corazones hacia una cultura de amor y ternura, es un eficaz aporte para dignificar a los niños y colocarlos como el foco de atención en la familia y en la sociedad.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.