¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Peruanos piden paz: “¡No queremos violencia!”

Comparte

Un grito ante el avance del narcoterrorismo en la selva peruana

La selva cusqueña se convirtió en escenario de muerte. Y es que ya suman dos los ataques del narcoterrorismo que enluta al Perú. Cuando el joven alcalde del distrito de Vizcatán del Ene provincia de Satipo en la región Junín, límite con Ayacucho sierra del Perú, advertía el desinterés por parte del gobierno al mantener la zona sin resguardo policial, se suscitaron los hechos.

“No existe sensación de seguridad”, replica su alcalde Jhony Arce Pacheco. Con 5.500 habitantes productores de cacao, café, coca y productos de pan llevar Arce sostiene que Junín no quiere el retorno de la violencia. “Estábamos en una etapa de paz que se comienza a quebrar”.

La población civil convive con los militares, que permanecen en la base contraterrorista, el narcotráfico y el terrorismo que tiene presencia en el valle. Desde hace seis años se logró abrir la posibilidad de desarrollo alternativo en el Alto Huallaga tras exterminar los remanentes subversivos. Ahora la escasa presencia policial en la zona incrementó la sensación de inseguridad, pese a los constantes operativos militares que se realizan.

En el corazón de la Amazonía

¿Cómo ingresa esta lacra social al corazón del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro ( VRAEM)? Tras la visita del papa Francisco a Perú en enero de 2018 las autoridades gubernamentales fueron alertadas sobre un estado peruano “no contactado”, no solo comunidades indígenas, sino más bien una tierra de nadie, sin alma y sin voz. “Ustedes conviven con los ‘no contactados’ por el estado peruano, – alzó su voz el Santo Padre en Madre De Dios – pero despiadadamente devastada por la codicia empresarial ilegal del narcotráfico”.

En la década de los 80 los campesinos en los andes peruanos y la agreste selva fueron violentados por la insania de un sendero equivocado que buscaba instaurar el comunismo en los principales líderes campesinos de ese entonces. La máxima autoridad de Vizcatán, su alcalde levantó su voz, pues percibe que la carencia de carreteras, de infraestructura educativa, además de la poca atención del gobierno incrementa los conflictos sociopolíticos.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, compartió a través de su cuenta de Twitter la radicalización de la seguridad militar en el lugar, sin embargo sus expresiones fueron muy criticadas por la población. El avance del narcoterrorismo en la selva peruana atentó contra la base contraterrorista de Nueva Libertad dejando 6 militares heridos en el segundo ataque.

El primero se produjo como un mensaje subliminal cuando el país celebraba un aniversario más de la bandera peruana el 7 de junio, la emboscada que acabo con la vida de cuatro miembros de la policía Nacional del Perú, fue en el distrito de Anco, provincia de Churcampa región Huancavelica, al del Perú.

Unidad no violencia

“Somos el corazón del VRAEM, hemos sido abandonados y necesitamos atención urgente”, replicó el alcalde Arce. Al mismo tiempo pidió unidad entre el estado, las fuerzas militares y las comunidades campesinas. Al parecer estos grupos armados intentan focalizar sus esfuerzos bajo otra denominación, pero se trata del mismo camino de aquel sendero luminoso que acabó con la vida de miles de peruanos.

El último ataque narcoterrorista a esta base Nueva Libertad se produjo el 5 de agosto de 2015, cuando un francotirador mató a un soldado que resguardaba un helicóptero. En el documento de Aparecida los obispos latinoamericanos concluyeron sobre el tema de la siguiente forma “el consumo de droga, la venta y el comercio ilegal de armas es uno de los principales generadores de la violencia. El narconegocio impide encontrar posibles soluciones”.

En estos días el Congreso de la República aprobó el dictamen que permitirá a la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) la supervisión de las cooperativas de ahorro y crédito de esta forma se pondrá coto al lavado de activos que según fuentes de la Dirección de Lavado de Activos pululan en las zonas de narcotráfico, porque hasta el momento no existe una rigurosa fiscalización de estas entidades que captan fondos ilícitos y se convierten en fachadas del narcotráfico.

“Estamos viviendo un momento verdaderamente histórico”, manifestó el legislador Guido Lombardi, presidente de la Comisión de Economía, minutos después de que el Pleno del Congreso aprobase el proyecto de ley que incorpora el sistema de cooperativas de ahorro y crédito bajo la supervisión de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS)

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.