Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Juan Diego Flórez, el peruano que engalanó el Mundial

Facebook Juan Diego Flórez
Comparte

El tenor, que lleva esperanza, participó en la fiesta previa al Mundial Rusia 2018

Cuando subió el telón de la Plaza Roja de Moscú un peruano cautivó a toda la audiencia. Acompañado de la sinfónica de Moscú el reconocido tenor Juan Diego Flores celebró la emblemática fiesta de la soberanía Rusa y engalanó la noche que inauguró la fiesta del Mundial Rusia 2018. Flores lleva en su canto la fuerza de miles de peruanos que tras 36 años de no haber participado en un mundial cumplen el sueño de ver jugar a su selección.

El cantante lírico agradeció a través de su página de Facebook la oportunidad de formar parte de esta noche inolvidable. Y es que su canto lo compartió con el español estrella de la ópera Placido Domingo, además de la soprano Anna Netrebko, una de las grandes voces de la lírica rusa. La interpretación de su aria de Tonio de “La hija del regimiento” de Donizetti, arrancó los aplausos del respetable y en especial del Presidente ruso Vladimir Putin, quien permaneció expectante a este valor peruano.

Juan Diego no solo crea música, también mueve corazones. “Quiero verlos que participan en el arte de crear música”, les dice a sus pupilos, niños y jóvenes de las zonas más pobres del país andino, integrantes de Sinfonía por el Perú. El tenor peruano cumple 7 años de llevar adelante este proyecto de inclusión social que ha conseguido al ampliar sus horizontes al darles la oportunidad de soñar un futuro mejor para ellos y sus familias.

La voz cantante que construye sueños

Mientras que Placido Domingo de pequeño sonó con convertirse en futbolista profesional Flores quiso que los niños peruanos participen en el acto de crear canciones. “Gracias a ustedes los niños del Perú tienen un sueño; una ilusión, esperanza de crecer como personas de calidad” comentó una madre de familia durante el próximo documental que con motivo del aniversario de esta iniciativa musical se estrenará en Perú por estos días.

Fue Domingo quien en 1982 interpretó el himno oficial del mundial que acogió España, ahora Juan Diego es el peruano convertido en orgullo nacional al  cautivar con su talento en la Plaza Roja de Rusia. “No solo me interesa tocar y cautivar a la gente, quiero ir más allá” transformar a los niños que no tienen voz en mejores personas es su objetivo final. Hasta el momento ha logrado reunir a más de 8 mil niños, quienes por cierto no serán todos músicos, pero si aprenderán a no rendirse y alcanzar sus sueños.

Así es como lo han logrado Alondra, Diego e Imanol protagonistas del documental que será presentado como estreno mundial en la clausura del festival DocsBarcelona. Este trabajo audiovisual promueve la formación musical en las escuelas en un país donde todavía impera la falta de oportunidades. ¿Por qué el arte y la cultura logran transformar la vida de quienes no tienen voz?.

El talento de niños excluidos

“Los niños tocan con alegría, con ganas. Se les ve entusiasmados”, comenta el músico para la prensa peruana. Ellos han encontrado en su instrumento un refugio “cuando conocí la música era como hacer una casa, en medio de todo lo malo fuera de esa casa” expresan los jóvenes en el documental.

El proyecto esta encaminado no solo a desarrollar grandes músicos sino también a sembrar en ellos una profesión.  Los niños mejoraron en matemáticas, disminuyó el trabajo infantil, además de la violencia doméstica y la agresividad. Con todo ello la fundación emprenderá un segundo estudio auspiciado por el Banco Interamericano de Desarrollo ( BID) que le permitirá a Juan Diego acompañar a sus discípulos durante cuatro años.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.