¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

El cerebro incorrupto de Chiquitunga, ¿cómo fue el hallazgo?

CHIQUITUNGA
Comparte

Los médicos que lo encontraron explican los pormenores del proceso por primera vez

Era un día de septiembre del año 2011. La doctora Alba Núñez de Diez Pérez, especializada en clínica general, había sido convocada por las religiosas del convento de las Carmelitas Descalzas en Asunción, Paraguay.

Su misión era colaborar con la limpieza de los restos de María Felicia Guggiari, quien como religiosa adoptó el nombre de María Felicia de Jesús Sacramentado, pero popularmente se la conoce como Chiquitunga, una mujer nacida en la localidad de Villarrica y fallecida en el año 1959.

Sin embargo, nunca imaginó que aquella ida al convento –y ese trabajo que contó con la colaboración algunas religiosas-  su vida y testimonio como profesional cambiaría para siempre.

“Sacamos todos los huesos y tratamos de armar el esqueleto. Tratamos de ubicar hasta los huesitos de los dedos. Lavamos cada hueso. Cuatro hermanas me ayudaron con las tareas. El trabajo se extendió por varios días. El martes 27 llegó el momento de lavar el cráneo. Me percato de que dentro hay algo que pensamos era un huesito. Tratamos de sacarlo y una de las hermanas me dijo que parecía un cerebro. Yo le dije que eso era imposible, ya que es lo primero que desaparece tras la muerte”, expresó la doctora a Última Hora, medio que reproduce a través de un reportaje cómo fue el hallazgo del cerebro incorrupto de quien próximamente se convertirá en la primera beata de Paraguay.

“Buscamos un sitio con mayor iluminación y, al dar la luz del sol, dije: ‘¡Dios mío, era el cerebro!’ Logramos sacarlo con sus dos hemisferios y el cerebelo. Encajaba perfectamente. Algo imposible, una gracia de Dios”, confesó la doctora, quien al principio se había manifestado incrédula con respecto a lo que estaba viendo, pues estaba limpiando los restos de alguien que había fallecido hace más de 50 años.

“Hablé con varios colegas, antropólogos, anatomopatólogos. Todos me dijeron que no tienen una experiencia similar, que es un milagro. Es imposible que algo esté así sin la gracia de Dios”, aseveró esta mujer que nunca había accedido a hablar con los medios de comunicación hasta el momento, da cuenta Última Hora.

Un neurocirujano también lo vio y opinó

“Cuando paso a revisar, encuentro un cerebro totalmente petrificado del tamaño de una naranja pequeña. Se identificaba perfectamente el cerebro, el cerebelo y el tronco cerebral. Estaban bien intactos con todas las características fenotípicas propias de la estructura anatómica y bien identificable. Tenía un color beige. A partir de ahí, les dije que se trataba de un cerebro”, dijo a Última Hora el neurocirujano Elio Marín Sanabria, integrante de una comisión de especialistas que analizaron el cerebro encontrado.

“Esta es la parte que se degrada primero cuando morimos. Es llamativo que esta persona ya había muerto hace más de 50 años. Ella murió por una infección. La causa de muerte, la humedad, las malas técnicas de mantenimiento de los cuerpos de entonces hacen que su conservación sea muy rara”, agregó.

El dato del clima paraguayo, por lo general un lugar más cálido que otros en donde se han hallado cuerpos incorruptos a lo largo de los últimos siglos, también fue algo que sorprendió a este médico, quien aseguró que al momento de dar con este tema no sabía de la existencia de Chiquitunga. Desde ese momento, expresa, no ha dejado de recomendar a pacientes que se encomendaran a la beata.

Desde ese momento se creó una comisión ad hoc junto a otros profesionales, quienes continuaron el estudio del proceso a través de varias reuniones.

 

El Vaticano lo preserva

Desde marzo de este año una comisión del Vaticano se encargó de hacer una exhaustiva revisión para la conservación a futuro de la reliquia y junto a ello se hizo también una limpieza de bacterias, prosigue Última Hora.

Desde el año 2015 tanto el cerebro incorrupto de Chiquitunga, como los restos de su cuerpo, permanecen en el Convento de las Carmelitas Descalzas en Asunción para su veneración.

La gran fiesta del 23 de junio

La beatifcación de Chiquitunga se realizará el próximo 23 de junio en el estadio de Cerro Porteño de Paraguay, la Nueva Olla, y el júbilo cada vez es mayor.

Recientemente, la Conferencia Episcopal de Paraguay (CEP) emitió un comunicado en el que, entre otras cosas, invita a la gente a participar “del gozoso acontecimiento de la beatificación”.

“Es motivo de alegría para nuestra Iglesia, que una hija del Paraguay, guaireña de nacimiento, hermana carmelita descalza, sea beatificada”, aseguran.

 

Con información en base a Última Hora y CEP

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.