Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Tijon, el hombre que habla al oído de Putin

PUTIN TIKHON
Alexei Druzhinin I Sputnik
Alexei Druzhinin/Sputnik
Comparte

Del 30 de mayo al 13 de junio de 2018, el palacio de Letrán de Roma acoge una exposición sobre los mártires ortodoxos rusos del siglo XX. El obispo metropolitano Tijon, cercano a Vladimir Putin, estuvo presente en la inauguración de esta exposición adyacente a la catedral del Papa

Obispo, monje, consejero presidencial, guionista, autor de best-sellers… Es difícil encontrar una sola palabra para definir al metropolitano Tijon Shevkunov, obispo de la Iglesia ortodoxa rusa. Y es finalmente por una función no oficial que es más conocido: el obispo Tijon es el padre espiritual —y confesor— de Vladimir Putin.

Sin embargo, nada parecía destinarle a susurrar al oído del presidente zar o, más bien, escuchar las confesiones del jefe de la segunda potencia nuclear del mundo. El futuro metropolitano nació en 1958 en Moscú, capital de lo que entonces era la URSS. La Iglesia ortodoxa estaba exangüe, perseguida por los soviéticos.

No fue hasta 1982, a la edad de 24 años, que Georgiy Alexandrovich recibió su bautismo, después de realizar sus estudios de cine. A partir de ese momento, el joven pareció ir quemando etapas: el mismo año, entró en uno de los raros conventos aún abiertos.

En 1990, fue invitado a pronunciar sus votos definitivos de monje. Como es a menudo la tradición, cambió su nombre por el de Tijon, una elección lejos de ser trivial. Era, en efecto, una referencia al patriarca, canonizado por la Iglesia ortodoxa rusa unos meses antes. Murió en 1925, siete años después de la revolución bolchevique, y fue un mártir de las persecuciones anticristianas a la URSS.

“Nada era más importante que la fe para estos cristianos ortodoxos”, explica Tijon. “Ni siquiera el bienestar, ni siquiera la vida”. Las cifras también dan vértigo: en 1914, la Iglesia ortodoxa contaba con 120 millones de fieles. En 1937, solo quedan 42 millones. De los 139 obispos, solo cuatro siguen libres y vivos. En cuanto a los 70.000 sacerdotes diocesanos, solo quedan 200.

Acusaciones falsas, encarcelamiento o asesinatos: no se libraban de nada los ortodoxos rusos. La pequeña comunidad católica tampoco se queda al margen. A finales de la década de 1930, solo quedan dos iglesias legalmente abiertas todavía. No debemos olvidar las palabras que Lenin escribió en una carta al Politburó en 1922: “Cuantos más representantes del clero reaccionario y la burguesía reaccionaria logremos fusilar, tanto mejor”.

Pero lo que el líder soviético ni siquiera sospechaba era que la sangre de estos mártires que se contaban por miles terminaría fertilizando el suelo ruso. Al dar sus vidas por Cristo, explica el metropolitano Tijon, levantaron sus vidas por encima de todo. Toda la maquinaria soviética y 70 años de opresión no lograron silenciar su testimonio de vida.

Hoy en día, la URSS ya no existe. Las estatuas de Lenin han sido desmontadas. Los mártires han sido llevados a la gloria de los altares, donde los cristianos les rinden homenaje. En cuanto a Vladimir Putin, no toma una decisión importante sin consultar a Tijon. “Los cristianos han vencido al bolchevismo”, concluye el confesor presidencial.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.