Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 28 enero |
Santo Tomás de Aquino
home iconActualidad
line break icon

Han Solo - Una historia de Star Wars: La forja de un contrabandista

SOLO

Lucasfilm Ltd

Tonio L. Alarcón - publicado el 22/05/18

Los problemas de producción de la película marcan su naturaleza de producto a medio camino entre dos conceptos de Star Wars

Aunque haya a quien le cueste concebir el hecho cinematográfico desde esa perspectiva, a veces la mejor manera de averiguar por qué una película funciona o no es adentrándose en los vericuetos de su proceso de producción. Es el caso de Han Solo: Una historia de Star Wars y el conflicto que, con el rodaje ya muy avanzado, se produjo entre sus directores originales, Phil Lord y Christopher Miller, y esa especie de guardianes de las esencias en los que han acabado convirtiéndose Kathleen Kennedy y Lawrence Kasdan.

O lo que es lo mismo, el choque entre el concepto hipernostálgico de la franquicia que provocaba que tanto Star Wars: El despertar de la Fuerza como Rogue One: Una historia de Star Wars renquearan pese a plantear buenas ideas –incluso hallazgos narrativos considerables–, y la necesidad de renovarla, de dotarla de nuevos aires, que Rian Johnson aplicó tímidamente en (la magnífica) Star Wars: Los últimos jedi, para cabreo del fandom galáctico más reaccionario y conservador.

¿Dónde deja eso a Han Solo, teniendo en cuenta que quien acabó tomando las riendas del producto que ahora llega a nuestras pantallas ha sido una tercera persona que ha trabajado por encargo, Ron Howard? Pues en un punto medio notablemente incómodo. Se intuye una cierta inquietud por renovar el mito de Han (un Alden Ehrenheich que canaliza con notable eficacia a Harrison Ford), pero al mismo tiempo bastante miedo a soliviantar a su masa de fans.

Lo que lleva a que la historia esté demasiado asfixiada por la presión externa, por la tensión que generan las expectativas del público, como para ser capaz de desembarazarse del corsé de las dos trilogías de George Lucas –y si menciono ambas es porque hay un cameo de un par de personajes de las precuelas que dejaré descubrir a nuestros lectores–.

Hay momentos, sobre el papel, muy atractivos, sobre todo para los fanáticos de la franquicia galáctica –especialmente, la reconstrucción de su famosa carrera por el Corredor de Kessel en menos de doce pársecs–, pero se hace evidente que Howard los hereda de unos directores más entusiastas, más energéticos, porque da la sensación es que se limita a reproducirlos con profesionalidad y eficacia, pero sin la más mínima pasión.

Para suponer una mirada atrás hacia la trilogía original, buscando recuperar al menos una parte de su magia, Han Solo: Una historia de Star Wars anda demasiado falta de visceralidad, de implicación sincera… Claro que quizás sea mucho pedirle a una producción auspiciada por Disney.

No deja de ser llamativo al respecto que, siendo la intención declarada por parte de Kasdan –que ha coescrito el guión a cuatro manos con su hijo Jon– la de explicar la actitud cínica, despegada, que exhibía Han durante la mayor parte del metraje de La guerra de las galaxias, en cambio sean incapaces de renunciar a coronarle como un héroe en el clímax de la historia.

En esta época de egoísmo e individualismo, no deja de resultar curioso que uno de los personajes (positivos) de ficción que mejor ha representado dichos valores en pantalla se convierta en alguien virtuoso y desprendido, capaz de renunciar a su felicidad en pos del bien común: existe ahí detrás una evidente contradicción respecto a la naturaleza de dicha figura, pero, al mismo tiempo, y a partir de ella, también un intento de volver a dotarlo de relevancia en nuestro actual contexto social.

Ficha Técnica

Título original: Solo: A Star Wars Story

Año: 2018

País: Estados Unidos

Género: Aventuras

Director: Ron Howard

Intérpretes: Alden Ehrenreich, Woody Harrelson, Emilia Clarke, Donald Glover, Phoebe Waller-Bridge, Joonas Suotamo

Tags:
cinestar wars
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
2
WOMAN ANXIETY
Blake Robinson
¿Tienes ansiedad? Aquí un consejo de San Francisco de Sales para ...
3
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
4
Aleteia Team
El ejemplo de Kobe Bryant: por qué una familia santa no está hech...
5
Cerith Gardiner
Escucha a esta familia irlandesa y tendrás ganas de bailar
6
Orfa Astorga
¿Por qué y para qué transmitir la herencia en vida?
7
SPAIN
Inma Álvarez
La religión ya no significa nada para casi la mitad de los jóvene...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.