¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

Miles marcharon por la vida en Argentina

MARCHA POR LA VIDA
Marko Vombergar-ALETEIA
Comparte

Quedó demostrado que son muchos los argentinos dispuestos a dar voz a los que no la tienen

Familias, jóvenes, abuelos, novios, matrimonios, colegios, comunidades parroquiales, comunidades evangélicas, entre otros, en miles y miles volvieron a salir a las calles de distintas ciudades argentinas a pedir que el congreso argentino no promulgue una ley que legalice el aborto en el país.

La manifestación más importante tuvo lugar en la capital, con miles que concurrieron hasta el Congreso de la Nación y participaron de un acto en el que hubo distintos oradores, un mensaje interreligioso, la presencia de numerosos médicos, y desde el que se emitió un fuerte mensaje para los diputados que por estos días terminan de escuchar expositores sobre el tema.

En Puerto Madryn, San Juan, San Rafael, Córdoba, Catamarca, Tucumán, y tantísimas otras ciudades del interior, al menos cien, desde Ushuaia hasta Clorinda, se replicó la movilización, reivindicando la faceta federal de una discusión que parece sancionarse desde las grandes ciudades pero sin haber priorizado que todos los argentinos participen de ella.

Es notable el esfuerzo económico que realizan decenas de ciudadanos que han llegado hasta el Congreso en Buenos Aires desde que se abrieron las audiencias públicas a compartir su ciencia y su testimonio sin mayor retribución que la satisfacción por el deber cumplido. En varias de sus exposiciones, lo hicieron ante la completa ignorancia de parte de quienes presentaron el proyecto o incluso ante sus insultos.

A diferencia de la marcha anterior del 25 de marzo, en esta del 20 de mayo los medios de comunicación nacionales sí prestaron más atención y estuvieron pendientes de su cobertura, aunque en algunos casos para con nulo respeto desprestigiarla.

Haga click a continuación y vea las imágenes de la marcha

 

 

El acto de marzo marcó un hito, y dio un impulso muy grande poniendo de manifiesto que no existe un total consenso para la sanción de la ley del aborto.

Si se sancionase la ley, tal como presenta el proyecto que más firmas consiguió hasta el momento, se darían algunos absurdos inéditos en la historia reciente. Por ejemplo, si un médico realiza un aborto el día antes de su sanción, será penalizado. Pero si el médico se niega a realizar un aborto al día siguiente, tras la sanción, será penalizado.

Lo que para la tradición argentina durante años fue un delito bajo el que se formó a miles de médicos y profesionales de la salud, de un día para el otro pasará a ser deber de ejercicio. Es que varios de los proyectos no contemplan la posibilidad de la objeción de conciencia personal, y menos la de las instituciones, dejando en el olvido el derecho de los otros trabajadores de la salud que podrían tener que colaborar con la realización indiscriminada de una práctica que hoy es delito, y mañana por negarse a colaborar con ella, puede ser causa de pérdida de trabajo.

Quienes promueven la ley alegan que mueren o terminan presas las mujeres que abortan, en especial las pobres. La posibilidad de morir por un aborto, aún legalizado, se ha probado en numerosas exposiciones en el Congreso de la Nación, no es mayor a la de cualquier otra intervención.

Por el contrario. Y para acabar presa una mujer debe realizarse tres abortos, ya que los primeros dos pueden tener pena que no sea la prisión, los tres deben haber sido probados por la justicia, y siempre fuera del marco legal argentino que lo permite bajo las causas de violación o riesgo de vida para la madre, abierto a la posibilidad de riesgo de vida psíquico y social. Y con respecto a la pobreza, han expuesto referentes de las villas, mujeres, curas villeros, y todos han aclarado que entre los más pobres la vida nueva siempre es una bendición, y el aborto no es una opción.

Pero las centenares de exposiciones que en este sentido se presentaron en el congreso parecen ser ignoradas, y aún así, coinciden todos los periodistas, el proyecto tendría dictamen y llegaría a la cámara de diputados. Allí, según escriben muchos y entre quienes siguen la actualidad parlamentaria por este tema se dice, habría mucha paridad. Al punto que por menos de cinco votos se podría aprobar o rechazar. Si se aprueba, debe ir al Senado donde se definiría su futuro. Aunque las primeras estimaciones hablaban de un posible rechazo del senado, parece ser esta una ley impulsada más desde la ideología y de la política que desde la razón y el sentido común.

El esfuerzo de los miles que salieron a las calles pese al frío del invierno que asoma, no fue en vano. Como tampoco la oración que promueve la Iglesia desde la Conferencia Episcopal Argentina, que durante estos días previos al Corpus Christi ha invitado a que en todos los templos del país se rece la oración por la Vida de Juan Pablo II, y ha renovado su pedido en voz de los Obispos, que muchos han llevado a las marchas con carteles, de que #ValeTodaVida.

 

 

No está siendo en vano tanto compromiso en la calle y en la oración, porque salga como salga esta ley, quedó de manifiesto que son muchos los argentinos dispuestos a dar voz a los que no la tienen.

 

Oración por la vida San Juan Pablo II

 

Oh, María, aurora del mundo nuevo, Madre de los vivientes,

a ti confiamos la causa de la vida:

mira, Madre, el número inmenso de niños a quienes se impide nacer, de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

 

Haz que quienes creen en tu Hijo sepan anunciar

con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo

el Evangelio de la vida.

 

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,

para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad, la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de Dios Creador y amante de la vida.

 

Amén.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo