Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cusco: Una nación milenaria en Perú que se sostiene en la pobreza

CUSCO
Shutterstock-canyalcin
Comparte

¿Por qué entonces sus pobladores siguen siendo pobres en una región rica?

¿Es más triste volver a ser pobre, que saberse pobre? Alrededor de 70.000 personas volvieron a ser pobres en Perú. Después de Lima, la capital del Perú, la región Cusco recibe mayor inversión presupuestal al año, pero según indicadores del Instituto de Estadística e Informática (INEI) entre 2015 y 2017 70.000 personas volvieron a caer en ese bolsón de miseria.

Cuatro de cada 10 cusqueños convive con la pobreza a pesar de que en los últimos quince años en la región hubo una inversión de alrededor de 80.000 millones de soles. Por ahora la falta de acceso a servicios básicos, es una constante principalmente en las zonas rurales.

Sobrevivencia en las alturas

Honorata vive rodeada de pampas de Ichu en una vetusta cabaña que heredó de sus padres. Creció rodeada de nevados en la Comunidad de Waracha, situada sobre una colina donde los fuertes vientos golpean en el rostro cual puñetazos.

“Pensábamos que el desarrollo llegaría a nuestros pueblos”, comenta la adulta mayor en su lengua materna el quechua para la prensa peruana. Aprendió a vivir sola en medio de la estrechez desde hace diez años, pues cinco de sus once hijos huyeron de la situación de pobreza.

Los niños de los poblados de Ocongate, Colacocha y Quispicanchi le hacen frente a esta situación a diario. De cada 100 niños 55 padecen de anemia. Según lo dispuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuando el índice supera el 40% hay un problema de salud pública. En menores de cinco años en la región cusco la desnutrición crónica infantil asciende a 13.4%, mientras que solo en Quispicanchi es de 27,4%.

¿Por qué no llega el progreso al Cusco?

Para algunos expertos en economía el panorama en el Cusco es alarmante, y es que aparece un tipo de pobreza conocida como “multidimensional” que se observa no solo en la carencia de alimento, sino también en la falta de vestido, educación, agua, acceso a la salud, entre otros. El número de pobres se multiplica en las zonas rurales de la región imperial.

Pese a que la inversión en la región proviene de los tres niveles de gobierno; nacional, regional y municipal, Cusco tiene un bolsón alto de pobres. Desde 2004 a la fecha se gastó 80.000 millones de soles, casi el equivalente al presupuesto nacional del año 2010 ascendente a 88 millones. ¿Por qué entonces sus pobladores siguen siendo pobres en una región rica?, se preguntan los expertos.

Algunos viven cerca de la interoceánica pero no se benefician de su desarrollo, otros consumen agua entubada debido a la falta de potabilización. Mientras, los niños de la comunidad Waracha, deben caminar una hora con cuarenta minutos, todos los días para llegar a su centro de estudios.

Corrupción a la vista

Según el último informe de la mesa de concertación para la lucha contra la pobreza, “la corrupción generó pérdidas económicas además del incremento de la desconfianza en los gobernantes”.

Los grandes proyectos regionales se paralizaron debido a este mal que promueve el retroceso del crecimiento y lucha contra la pobreza, finaliza el informe.

Para los analistas otra de las causas del aumento de la pobreza es la falta de inversión en proyectos productivos en los sectores agropecuarios y de turismo focalizados a generar la mayor cantidad de puestos de trabajo. ¿Es posible que la riqueza milenaria de estas tierras se sostenga en la pobreza del lugar? Lo cierto es que la esperanza de su gente jamás morirá.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.