¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Las 3 herencias del mayo del 68

1968
Comparte

Reflexión del filósofo Francesc Torralba

Reflexión humanística de mayo del 68 y sus consecuencias internacionales. Así se tituló el Congreso Internacional que se ha organizado en el Ateneu Universitari Sant Pacià y la Universidad de Barcelona en el marco de la celebración de los cincuenta años del mayo del 1968 francés. Esta relectura de los hechos cincuenta años después se ha dividido en tres apartados: análisis histórico de los hechos, ideas que confluyeron en la revolución y descripción de las influencias más significativas en la vida eclesial, teológica, política, educativa, artística y literaria.

En este marco, el profesor, filósofo y teólogo Francesc Torralba habló del marxismo heterodoxo de la Escuela de Frankfurt. Durante su reflexión subrayó que “sólo desde la distancia que dan los años se puede ponderar adecuadamente lo que ha representado una meta histórica”. Así, destacó algunas ideas del mayo francés que siguen estando vivas en el momento histórico actual:

1. Necesidad de empoderar al pueblo

Torralba habló de Herbert Marcuse y su defensa del poder del pueblo ante el poder totalitario como idea muy presente en la mentalidad política del 1968. El profesor destacó el sueño de una nueva formad de liderar la sociedad y las instituciones; “hablaba de un liderazgo nacido de la gente, participativo, empático, capaz de empoderar a los demás de delegar cuotas de poder”.

2. La búsqueda de la emancipación y de la equidad de derechos

Ante el modelo capitalista, los estudiantes y obreros imaginaban una sociedad sin clases, superando la propiedad privada y con un poder político que redistribuyera la riqueza y garantizara los derechos sociales a todos los ciudadanos. En este sentido, Torralba cita a Marcuse y Fromm en sus obras críticas con la sociedad de consumo, destacando sus consecuencias antropológicas, sociales y medioambientales. En concreto Fromm, “critica la preponderancia del tener sobre el ser”. Según el profesor, el modelo que defendía la generación del 68 se basaba en la cooperación y el bien común.

Torralba destacó además la distinción que Marcuse realizó, en este sentido, entre las necesidades reales y las ficticias, creadas mediante la publicidad y los medios de comunicación.

3. El anhelo de justicia social

En oposición a la sociedad burguesa, se defendió una revolución social que transformara las instituciones y, “pusiera la imaginación en el corazón de la sociedad”. Se entiende así que esta revolución lleva a la igualdad de derechos y al reconocimiento de la justicia para toda la ciudadanía. En este aspecto, Torralba cita también a Marcuse y su defensa de la necesidad de revolucionarse contra la injusticia, de no resignarse y de movilizarse pacíficamente contra los poderes fácticos y los derechos adquiridos por una minoría.

Los pensadores de la primera generación de la Escuela de Frankfurt, según el profesor, “son pacifistas y claramente contrarios al belicismo y a la política de bloques tan propia de la posguerra europea”. Defienden pues, el diálogo y la palabra y critican el gasto militar en armas de destrucción masiva. En este punto, Torralba recuerda cómo el mayo francés sintonizó con los movimientos pacifistas de Estados Unidos en la década de los sesenta y setenta y toda la movilización contra la guerra de Vietnam.

El profesor recuerda pues, que esta sintonización de algunos aspectos del mayo francés de 1968 no sólo se da con movimientos contemporáneos. 50 años después, el mundo sigue teniendo sobre la mesa algunos de los retos que ya se plantearon entonces.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.