¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Puedo lograr lo que sueño si me esfuerzo?

Comparte

Soñar siempre está en mis manos. Esperar y luchar por lo que quiero también. Ser campeón o sólo subcampeón ya no depende sólo de mí

Cuando yo era pequeño, no sé, tendría tres o cuatro años, me gustaba cargar con piedras por el camino. Las cogía en un punto. Las llevaba a otro. Piedras pesadas. Las cargaba con mucho esfuerzo. Porque yo era pequeño y la piedra grande para mi tamaño.

Hoy al ver las fotos de entonces no entiendo muy bien el sentido de tanto esfuerzo. Seguro que en mi corazón de niño sentía valor, estaba orgulloso de mi fuerza. No lo sé bien.

Tal vez competía conmigo mismo por ser capaz de lograrlo. Me fijaba una meta. Un lugar lejano. Y me decía a mí mismo que lo iba a lograr. Y lo hacía.

Veo a mi madre detrás en una foto, sonriendo. ¿Qué pensaría mi madre? Allá yo con mis locuras. Y me dejaba cargar con la piedra.

No tenía sentido para un adulto. Ningún sentido ese esfuerzo vano sin recompensa, sin premio. Pero ahí estaba yo sudando, cargando una piedra inútil, demasiado pesada para mi altura. Ese esfuerzo, quizás, fue formando mi alma. No lo sé.

El otro día vi una película que me conmovió: Campeones. Cuenta la historia de unos chicos con discapacidad intelectual que sueñan con ganar un título de baloncesto. Un sueño imposible. Una meta lejana. La vida misma. La realidad.

Ellos tienen una discapacidad. Una piedra demasiado pesada aparentemente. Pero no por ello ven obstáculo alguno en luchar por lo que quieren.

Yo a veces corro el peligro de encasillar a las personas. Las clasifico y decido lo que pueden y lo que no pueden lograr en la vida.

Las encasillo en sus discapacidades. Y de acuerdo a ellas les pongo sus límites, sus topes. No tiene sentido que se esfuercen por una meta ilusoria. No lo van a conseguir. Las desanimo. No van a llegar a la meta.

Es verdad que hay un falso mito que a veces me atrae: “Sueña, esfuérzate, lucha y lograrás lo que quieres”. Hay algo de falso y algo de verdadero en este mito que me venden para darme fuerzas. Lo verdadero es que los sueños hay que cultivarlos.

Es bueno soñar más allá de la pobreza de mi propia vida. Más allá de mis discapacidades. Para no deprimirme y no perder la esperanza. Para no vivir con desesperanza.

Decía el psiquiatra Viktor Frankl: “En el momento en que ves un sentido en tu sufrimiento, puedes moldearlo en un logro; puedes convertir la tragedia en un triunfo personal, pero debes saber para qué. Si las personas no pueden encontrar ningún sentido en absoluto a sus vidas, tal vez tengan algo con lo que vivir, pero no tendrán nada por lo que vivir”.

Soñar me llena de esperanza. Le da sentido a mi vida. Un motivo por el que luchar. Y justifica que cargue muchos metros con una piedra pesada entre mis brazos. Tiene un sentido para mí.

Se justifica en mi corazón. Persigo un sueño. Tal vez soy yo sólo el que lo veo. No importa. No me desanimo. La lucha, el camino, el esfuerzo, el sudor, ya tienen sentido y eso me llena de esperanza.

Lo que no es cierto de esa primera afirmación es que no siempre lograré la meta. No siempre seré campeón. No triunfaré en todas mis batallas.

Tal vez mi sueño inicial cambia con el paso del tiempo. Y el esfuerzo abre otros horizontes que me iluminan el camino.

No dejo de soñar. Pero no siempre obtendré aquello con lo que sueño. Lo importante es el sueño y la lucha. Es estar ahí entregando la vida, en medio del camino. No tanto ser campeón.

Me gusta cuando esos chicos con discapacidad afirman que “ellos tienen capacidades diferentes”. Diferentes a las que el mundo valora. Es verdad. Tienen capacidades quizás que yo no tengo. Y yo tengo discapacidades que ellos no tienen.

Y tal vez el mundo valora ciertas capacidades, sólo algunas, unas más que otras. Y clasifica en un lugar aparte a los que no cumplen con esas capacidades tan valoradas.

Ellos, dentro de sus capacidades, luchan por lo que quieren. Y necesitan, igual que yo también lo necesito, que alguien crea en ellos, confíe en ellos. Y los anime a luchar por lo que pueden hacer con sus vidas.

Me gusta esa mirada positiva sobre la vida. Soñar siempre está en mis manos. Esperar y luchar por lo que quiero también. Ser campeón o sólo subcampeón ya no depende sólo de mí. Depende de otras circunstancias.

Y entonces al final del camino tengo que alegrarme como ellos en la película. Que disfrutan con el éxito de los que han vencido. Y hablan con sencillez de lo que sucede al ser campeones o subcampeones: “¿Qué es mejor, un marino o un submarino?”.

Está claro. La felicidad no se encuentra en ser campeón siempre. En vencer en todas las batallas. El prefijo “sub” puede ser una oportunidad, una ventana, una forma de sacar lo mejor de mí. Depende de mis ojos.

Tal vez la mirada de los niños me haga disfrutar más la mi camino. El sufrir llevando una piedra pesada en mis manos con la mirada puesta en una meta imposible.

Lo que le da sentido a mi sufrimiento es la meta que persigo. El horizonte amplio de un cielo lleno de estrellas. En el que mi vida tiene sentido y vale la pena. Con mis capacidades y discapacidades. No importa. Yo no dejo de creer en las estrellas que marcan mi camino.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.