¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Papa Francisco: ¿Qué es lo que supone ser amigo de Jesús?

HANDS,FRIENDSHIP,SUPPORT
Shutterstock
Comparte

Homilía hoy en Casa Santa Marta

Hemos recibido en “suerte”, es decir, como “destino” no por “casualidad”, la amistad con Jesús, y nuestra vocación es justo la de seguir siendo amigos del Señor. Lo recuerda Francisco en la homilía de la misa esta mañana en Casa Santa Marta. Su reflexión se centra en la Liturgia del día, donde se usa muchas veces la palabra “suerte”.

Hemos recibido este don como destino, la amistad del Señor, esta es nuestra vocación: vivir como amigos del Señor. Y lo mismo habían recibido los apóstoles, aún más fuerte, pero lo mismo. Todos los cristianos hemos recibido ese don: la apertura, el acceso al corazón de Jesús, la amistad de Jesús. Hemos recibido en suerte el don de tu amistad. Nuestro destino es ser amigos tuyos. Es un don que el Señor conserva siempre, y Él es fiel a este don.

Muchas veces, sin embargo, nosotros no lo somos y nos alejamos “con nuestros pecados, con nuestros caprichos” pero “Él es fiel a la amistad”. Jesús, como recuerda el Evangelio de hoy (Jn 15,9-17), no nos llama ya “siervos” sino “amigos” y conserva esta palabra hasta el final porque es fiel. Incluso con Judas: la última palabra que le dirige, antes de la traición, es “amigo”: no le dice “vete”.

Jesús es nuestro amigo. Y Judas, como dice aquí, se fue para una suerte nueva, para el destino que él eligió libremente, se alejó de Jesús. La apostasía es eso: alejarse de Jesús. Un amigo que se convierte en enemigo o un amigo que se vuele indiferente, o un amigo que se convierte en traidor.

En el lugar de Judas – como narra la Primera Lectura (Hch 1,15-17.20-26) – viene, por tanto, elegido en suerte Matías “para ser testigo de la Resurrección”, “testigo de este don de amor”. “El amigo – recuerda el Papa – es el que comparte los secretos” con el otro. “Les llamé amigos porque todo lo que he oido a mi Padre se lo he dado a conocer”, dice Jesús en el Evangelio. Se trata, por tanto, de una amistad que “hemos recibido en suerte, es decir, como destino”, como la recibieron Judas y Matías.

Pensemos en esto, Él no reniega de este don, no reniega de nosotros, nos espera hasta el final. Y cuando nosotros por nuestra debilidad nos alejamos de Él, Él nos espera, sigue diciéndonos: “Amigo, te espero. Amigo, ¿qué quieres? Amigo, ¿por qué me traicionas con un beso?”. Él es fiel en la amistad y nosotros debemos pedirle esta gracia de permanecer en su amor, permanecer en su amistad, esa amistad que hemos recibido como don en suerte de parte suya.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.