Aleteia

¿Cómo agradecer a un santo por una petición que ha respondido?

EX VOTO
Comparte

Cuando invocamos a un santo y nuestras oraciones son contestadas, es importante agradecérselo, aquí hay tres maneras de hacerlo

Rezar a san Antonio de Padua cuando perdemos un objeto, a san José cuando buscamos trabajo o a santa Rita cuando tenemos grandes dificultades, es de lo más normal en la vida de los católicos. Todos contamos con la intercesión de los santos para resolver tal o cual situación. Pero, luego, ¿se lo agradecemos como es debido? Aquí hay tres maneras de hacerlo  para encontrar la paz definitivamente:

La oración

TEEN,PRAYER
Boston Catholic | CC BY-ND 2.0

La oración es el primero de los agradecimientos. No tiene por qué ser complicada, pero al menos tendrá el mérito de concluir amablemente el intercambio producido con uno u otro santo durante un momento crítico para resolver tal o cual situación o para encontrar una solución a un problema dado. Dar gracias a través de la oración es muy positivo porque significa agradecer al santo todo lo que hace cada día por aquellos que lo invocan y reciben su beneficio. Esto pone en buena disposición para tener éxito las próximas veces.

Encender un cirio

“Sacrificarse al servicio de la vida es una gracia”. Public Domain

Encender una vela en la iglesia para dar gracias es un gesto muy respetuoso. No es necesario que haya una estatua o capilla del santo invocado. Recogerse ante la llama es suficiente para rezar y meditar sobre su vida y la nuestra. Es un gesto muy concreto de oración. La vela tiene una conexión con la oración. Y su llama es como hipnótica, permite la concentración y ayuda al orante a centrarse. La gracia recibida a través de la oración se convierte en “calor interior” y en llama de esperanza para los días venideros.

El exvoto

El exvoto —término derivado del latín “procedente de un voto”— es un agradecimiento que podemos hacer a un santo. Por lo general se trata de un objeto concreto como una estatuilla, una placa, un crucifijo, un cuadro, pero también, según los temas de las oraciones, una camiseta, un volante de automóvil, una medalla… depositados o colgados en la pared de la iglesia del santo o santa invocado en gratitud por un deseo concedido, por una gracia obtenida por su intercesión. Una especie de agradecimiento material para concluir el “pacto personal” hecho con el santo.  Las palabras “gracias”, “acción de gracias” y “gratitud” aparecen a menudo en las inscripciones de los exvotos. En la era de los mensajes de texto y los correos electrónicos, ofrecer un exvoto es un acto significativo y su práctica, que cayó en desuso hace años, está de nuevo en alza. Se convierte en testimonio de todas las gracias recibidas y en apoyo para los demás.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.