Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

3 señales de que tu matrimonio está en problemas…¿o no?

COUPLE THERAPY
Shutterstock
Comparte
Comenta

Hay cosas de los cónyuges que hacen parecer que hay problemas en el paraíso cuando, en realidad, no pasa nada de nada.

Mientras sacaba el coche del garaje el otro día, con ambos niños amarrados a sus sillitas detrás de mí, hice el repaso mental rutinario  para asegurarme de que lo teníamos todo. ¿Merienda? Lista. ¿Pañales? Listos. ¿Móvil? Listo. Empecé a relajarme hasta que miré de reojo mi mano izquierda en el volante: había olvidado ponerme mi anillo de bodas.

Como me negaba a admitir la remotísima posibilidad de que alguien lo notara y asumiera que había problemas en mi matrimonio, opté por no dar la vuelta para coger el anillo. Sin embargo, aquello me hizo pensar en las cosas que hacen los cónyuges que a menudo parecen indicar problemas en el paraíso cuando, en realidad, no hay ninguno. Aquí tenéis algunos indicios de que vuestro matrimonio está en las últimas… o quizás no, quizás no sean signo de nada en absoluto.

BUSINESS MAN
Tiko Aramyan I Shutterstock

No luces el anillo

Uf…

“Quienes estamos casados tenemos que ser muy cuidadosos con cómo representamos nuestro matrimonio”, aconseja Tiya Cunningham-Sumter, una coach titulada de vida y relaciones. “No llevar el anillo sin duda puede enviar un mensaje de que estás disponible, que te interesa alguien o que tienes problemas en el hogar”.

Si alguien no lleva su anillo de casado con la esperanza de parecer soltero o soltera, es evidente que su matrimonio probablemente está en un punto turbulento.  Esté abierto o no sinceramente a la infidelidad, el hecho de que intente proyectar una falsa imagen de sí mismo no es favorable para el funcionamiento de un matrimonio.

Por otro lado…

Hay cónyuges que no llevan anillo y que están excepcionalmente satisfechos, se quieren y están comprometidos en su matrimonio. El príncipe Guillermo de Inglaterra es un ejemplo. Entonces, ¿por qué no llevarlo? Lori Garcia, esposa y madre, ofrece seis razones totalmente legítimas por las que a menudo ve que no lleva su anillo, como que a veces se le olvida. Puedo dar fe de ello porque, como ama de casa, puede ser un engorro quitarme el pijama, mucho más ponerme la joyería.

Proteger una posesión valiosa de daños o suciedad es otra razón que menciona Garcia, ya que hay muchas tareas poco glamurosas que dejan un anillo menos que impoluto. Claro está, hay otras opciones menos caras para que tu dedo corazón marque tu compromiso, como bandas de silicona o un anillo tatuado. Sin embargo, en palabras de Garcia: “No tengo nada que demostrar”.

PARA W ŁÓŻKU
Shutterstock

Dormís en camas separadas

Aquí pasa algo…

El lecho conyugal es un precioso espacio de intimidad para los esposos y, cuando hay fricción en un matrimonio, no es extraño que una persona se retire de este espacio. “Cuando escucho que una pareja duerme en dormitorios separados, mi reacción inicial es ‘vaya, aquí hay problemas’”, afirma Linda Lewis Griffith, terapeuta matrimonial y familiar. “Conjeturo que al menos una de las partes se aleja de la otra”. Luego, Griffith pronostica el probable deterioro de la relación.

En el caso de los esposos que duermen en dormitorios separados por aversión a la proximidad física o a la intimidad con el otro, sin duda alguna hay un problema.

Aunque…

Hay muchas parejas felizmente casadas que comparten muchas cosas, como alegría, plenitud y satisfacción, pero no la cama. Según explica Starla Hester sobre su propia disposición de dormitorios separados. “Mi marido y yo llevamos felizmente casados durante más de 10 años y dormir separados nos funciona”. Debido a su trabajo, el marido de Hester recibe llamadas telefónicas nocturnas que solían despertarla a ella. Por eso, ella empezó a dormir en la habitación de invitados. “Mi marido no tiene problemas con eso”, señala Hester, “porque a veces yo le despierto a él cuando rechino los dientes”.

No es extraño que las personas duerman mejor solas. Es menos probable despertarse por los ronquidos del cónyuge, por un robo de sábanas o por cualquier otra inoportuna tendencia que tengamos al dormir. Según expresó Hester: “La cama nunca define el matrimonio y a veces dormir separados puede fortalecer la relación”.

TERAPIA MAŁŻEŃSKA
Shutterstock

Veis a un terapeuta para parejas

Ay…

Aunque es admirable que los cónyuges recurran a ayuda profesional para su relación, tener un terapeuta matrimonial a menudo indica que han tenido dificultades para congeniar. La mayoría de parejas casadas que buscan consejo es porque necesitan comunicarse con más efectividad y confían salvar un matrimonio con dificultades.

Prevención

Aunque parezca mentira, hay parejas casadas estupendas que buscan terapia cuando su relación va bien. “Nunca es demasiado pronto en una relación para trabajar el desarrollo de una comunicación sana y mejorar las técnicas de resolución de conflictos”, explica la psiquiatra y experta en relaciones, la doctora Ayo Gathing. “Fortalecer estas herramientas ayudará a construir unos cimientos más sólidos y hacer que vuestra relación sea más resiliente en el futuro”. Muchas parejas que terminan en terapia desearían haber empezado antes y haber tenido las herramientas para abordar problemas pequeños antes de permitir que se hicieran más grandes.

De modo que, aunque el asesoramiento matrimonial viene acompañado sin duda de un estigma, puede usarse únicamente como medida preventiva y no es en absoluto garantía de que una pareja está riñendo.

Así que, ya lo habéis visto: tres indicadores de que vuestro matrimonio podría estar camino de Villadesastre. O quizás no sean signo de nada malo en absoluto.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.