¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los tres periodistas asesinados que hacen llorar a Ecuador

JOURNALIST
Twitter
Comparte

El gobierno ecuatoriano confirmó este viernes la muerte del equipo periodístico del El Comercio a manos de la disidencia de las FARC

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó este viernes a través de una rueda de prensa, luego del ultimátum de 12 horas a la espera de alguna prueba de vida, la muerte de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, tres integrantes del equipo periodístico del medio de comunicación local El Comercio.

 

 

Estas personas habían sido secuestradas el pasado 26 de marzo en la zona de Esmeraldas, frontera con Colombia, mientras hacían un reportaje sobre las condiciones de vida de los pobladores de una zona que vivió en las últimas semanas varios atentados con explosivos.

 #Nosfaltan3

La respuesta social reclamando la liberación no tardó en llegar desde el conocimiento del secuestro de estos tres periodistas, quienes desde el pasado domingo, luego de una meditada decisión de sus familiares, tenían rostros, nombres y apellidos.

En el caso de Javier, había trascendido en una primera instancia que era periodista, tenía 32 y era un apasionado del fútbol, además de ser una persona “sensible al dolor de todos los sectores sociales”, detallaba BBC Mundo en un reportaje reciente. Paúl tenía 45 años y era el fotógrafo más antiguo del El Comercio. Incluso, en 2013 había obtenido un reconocimiento especial  (Premio Nacional de Periodismo Eugenio Espejo) gracias a un fotoreportaje sobre desaparecidos ecuatorianos.  Por su parte, Efraín, de 60 años, tenía dos hijos, era conductor y trabajaba en el medio hacía 16 años.

Fue en ese momento, en medio de la indignación, que se instaló a modo de protesta la frase “Nos faltan 3” y que se hizo fuerte en redes sociales.

Luego de dar a conocer el trágico desenlace, que comenzó a circular con rumores, fotografías y comunicados no verificados de forma inmediata en las últimas horas, y en medio de manifestaciones masivas en todo el país, Lenín Moreno anunció el despliegue de unidades de élite.  También hizo referencia a una misión de mediación con la participación de la Iglesia ecuatoriana y la Cruz Roja para dar con disidentes de las FARC y rescatar los cuerpos, a quienes se les atribuye el asesinato de estas tres personas.

En la mira está el grupo denominado Frente Oliver Sinisterra y en particular por Walter Patricio Arizala,  un narcoguerrillero ecuatoriano conocido como alias “Guacho” por quien se ofreció una recompensa de 100.000 dólares por información para dar con su captura. El propio mandatario ecuatoriano se encargó de subrayar que un alto representante de la Iglesia, que había conocido a “Guacho” desde pequeño, se ofreció para viajar a la zona conflictiva para tratar de dar con él.

De parte de las autoridades colombianas también se expresó colaboración y una delegación gubernamental viajó a Quito para ponerse a disposición, tal cual había informado más temprano el propio presidente Juan Manuel Santos.

Por su parte, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana emitió un comunicado lamentando estas muertes expresaron solidaridad y cercanía con sus familiares.

“En este momento de dolor y honda preocupación, nos unimos en una profunda y sentida oración por el eterno descanso nuestros hermanos Javier Ortega, Paúl Rivas, Efraín Segarra, a la vez que expresamos nuestra cercanía y solidaridad a sus familiares por tan irreparables pérdidas humanas, como también a todos los comunicadores que arriesgan su vida por darnos a conocer la verdad de los hechos”, indican en el comunicado.

En ese sentido, lanzaron el siguiente llamado: “A los gobiernos de Ecuador y Colombia, a crear o consolidar condiciones de vida más dignas, fraternas y justas, particularmente en la zona fronteriza, desarrollando fuentes de trabajo y políticas de bienestar social, como también reforzando los sistemas de seguridad (…) A los grupos políticos y sociales armados, a deponer el uso de la fuerza para superar las injusticias y a unirse a las iniciativas de diálogo y respeto para construir una auténtica democracia, libre de toda forma de corrupción y violencia”.

Desde la Alcaldía de Quito se decretaron tres días de luto en memoria de estas personas.

 

Lo propio hizo la versión digital de El Comercio, que se vistió de blanco y negro en señal de luto por lo acontecido con sus periodistas.

Captura El Comercio

 

En estas horas de angustia para Ecuador, Colombia y América Latina, oremos por ellos y sus familias.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.