Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El “Santuario doméstico” del Padre Pío

Copyright: Vatican Media.
Comparte

El sábado 17 de marzo 2018, el Papa rezó en la habitación de Padre Pío. Un momento memorable en el peregrinaje de Francisco a San Giovanni Rotondo, sur de Italia, pequeña patria del fraile capuchino. Después de haber rezado delante de la cripta que contiene el cuerpo del santo, el Papa ha saludado a los frailes enfermos, luego se trasladó al convento de los capuchinos para retirarse en el lugar de la última morada del religioso estigmatizado.

El fraile capuchino se recogía en oración en menos de 7 metros cuadrados. El Papa quizo visitar ese especial ‘santuario doméstico‘, simple y secreto donde Padre Pío rezaba por todas las almas: “Oren mucho, mis hijos, oren siempre, sin cansarse” (5 de mayo 1966), recomendaba.

Francisco recordó que la oración es un acto de amor y San Padre Pío lo sabía; Jesús ensañaba a rezar al Padre en el secreto de la propia habitación sin ojos indiscretos: “Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto”. 

San Padre Pío inició la obra de los “círculos de oración”, pero también transformó la plegaría en contemplación y ayuda de los que sufren a través de la obra del Hospital “Casa Alivio del Sufrimiento”. El Papa ha recordado en varias ocasiones: “Padre Pío ha sido un servidor de la misericordia”. Por eso, lo ha puesto como símbolo del confesor monolítico, riguroso, pero misericordioso y pronto a escuchar siempre.

El Papa también jaló un poco las orejas a los fieles: “No es suficiente dar un click me ‘gusta’ a la página (en redes sociales) del Santo: hay que imitar su vida“.

Ary Waldir Ramos Díaz – Corresponsal desde Roma y el Vaticano de Aleteia 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Aleteia Image Department
La “acogida” de Trump
Aleteia Image Department
El temporal que asola Italia
Aleteia Image Department
Un gol, una mirada al cielo
Aleteia Image Department
“ABUELA”
Aleteia Image Department
El báculo franciscano
Aleteia Image Department
Gana un Emmy…¡y una boda!
Aleteia Image Department
La Vespa del Papa Francisco
Aleteia Image Department
“La escuela que queremos”
Aleteia Image Department
“El faro del fin del mundo”
Aleteia Image Department
Marc Gasol…¡Bravo!
Aleteia Image Department
12 milagros en Tailandia
Aleteia Image Department
Venezuela: La marcha de la fe
Aleteia Image Department
Cuando un bebé nos cuida
Aleteia Image Department
El hermoso juego
Aleteia Image Department
Memento mori
Aleteia Image Department
La montaña de los siete colores
Aleteia Image Department
La Virgen blindada
Aleteia Image Department
¿Un futuro Papa?