Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿A dónde va la política exterior de los Estados Unidos?

TRUMP
Comparte
Comenta

Análisis tras el anuncio de la posible entrevista entre Trump y Kim Jong-un

La política exterior de los Estados Unidos, la primera potencia mundial hoy, no deja de dar sorpresas: el presidente Donald Trump anuncia por sorpresa una entrevista con el presidente norcoreano, Kim Jong-un para junio, y acto seguido queda destituido, con un tuit del Presidente, el secretario de Estado, Rex Tillerson, cuyas discrepancias con Trump eran evidentes. Días antes renunció a su cargo el Consejero Económico de Trump, Gary Cohn, y Trump lanza el arancel sobre la siderurgia (el acero) y el aluminio.

Con todo este panorama, ¿hacia dónde va la política exterior de los Estados Unidos? De entrada, en el Departamento de Estado están preocupados, no solo por el modo con que fue destituido su Secretario de Estado (un tuit), sino porque esto significa un menosprecio, y una fuerte bajada de nivel de la propia Secretaría de Estado a ojos de dentro y fuera de los Estados unidos. Por lo demás, preocupa por el modo como Trump quiere resolver los problemas mundiales, con un tono personalista y sin experiencia. No es que la Secretaría de Estado echará en falta Tillerson, a quien acusan de “achicar” este otrora importante departamento (despido de 2.000 personas y recorte de 6.000 millones).

Sin embargo, en la Secretaría de Estado, ahora devaluada, sienten preocupación por la entrevista entre el presidente Trump y el presidente Kim Jong-un. Ninguno de los dos tiene experiencia diplomática, pues Kim no se ha movido de su país y no mantiene contactos con jefes de Estado ni asiste a reuniones internacionales, porque Corea del Norte es un país aislado.

Y se preguntan, ¿cómo el Presidente puede mantener una reunión de alto nivel, de tú a tú, con un estalinista cuyo sistema carece de la más mínima democracia? Por otro lado, la “diplomacia nuclear” es una diplomacia muy especializada, con un conocimiento profundo del armamento nuclear y sus efectos. Trump acordó la entrevista sin contar siquiera con la opinión de la Secretaría de Estado.

Por otro lado, la destitución relámpago de Tillerson, y su sustitución por Mike Pompeo, indica que el Presidente quiere llevar más personalmente la política exterior, rompiendo los obstáculos diplomáticos que le ponía el primero.

¿Cuáles eran estos obstáculos o desavenencias entre Trump y Tillerson? El anterior Secretario de Estado chocó con Trump al abandonar los Acuerdos de París sobre el cambio climático; no derogar completamente los acuerdos nucleares con Irán, y el traslado de la embajada de los Estados Unidos de Tel-Aviv a Jerusalén.

Por otro lado, Tillerson quería que Estados Unidos mantuviera un tono más fuerte frente a Rusia, y no abandonara Siria a su suerte, pues el Estado Islámico sigue vivo e Irak está lejos de estabilizarse. Tillerson llegó a tiempo para condenar el envenenamiento del ex espía ruso y su hija en Gran Bretaña, junto a las otras potencias (Francia y Alemania), mientras la Casa Blanca se unió más tarde, donde incluyó también otros motivos como la energía.

¿Hacia dónde irá la política exterior de los Estados Unidos? ¿Querrá ir Trump solo por su cuenta, sin pensar mucho en sus aliados? Por lo que se ve, Trump pretende replegarse y eliminar muchos gastos consecuencia de ser una gran potencia (America first) (ha recortado presupuesto a la Secretaría de Estado) y en lo económico, un repliegue hacia un mayor proteccionismo. Esto implica que Europa tendrá que ponerse las pilas, en materia de defensa, al tiempo que deberá hacer una economía más competitiva.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.