Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco publica una instrucción para “aprender a jubilarse” del cargo

BISHOP SMARTPHONE
M. MIGLIORATO I CPP I CIRIC
28 octobre 2017; Un évêque écrit sur son smartphone durant le dialogue (Re) Thinking Europe Une contribution chrétienne au futur du Projet Europe, dans la nouvelle salle du synode du Vatican.
Comparte

La renuncia tendrá que ser aceptada y se podrá prorrogar. En la Carta Apostólica, se invita a prepararse para dejar el proprio encargo, “despojándose de los deseos de poder y de las pretensiones de ser indispensables”. 

La Carta Apostólica del Papa Francisco en forma de Motu Proprio, con la que se regula la renuncia, por motivos de edad, de los titulares de algunos oficios de nombramiento pontificio.

El Papa Francisco firmó un “Motu proprio” del titulo: ”Aprender a despedirse”, la carta apostólica fue promulgada este jueves 15 de febrero de 2018. En la Carta Apostólica, se invita a prepararse para dejar el proprio encargo, “despojándose de los deseos de poder y de las pretensiones de ser indispensables”.

El documento acaba con el automatismo de la decadencia a de la jubilación a los 75 años de los titulares de algunos oficios de nombramiento pontificio, ahora debe presentar la renuncia.

¿A quienes toca la reforma? El Papa establece que al cumplimento de los 75 años, los Obispos diocesanos y Eparcas, los Obispos Coadjutores y Auxiliares o Titulares con especiales encargos pastorales, están invitados a presentar al Sumo Pontífice la renuncia a su oficio pastoral.

Esto también es valido para los Jefes de los Dicasterios de la Curia Romana no Cardenales, los Prelados Superiores de la Curia Romana y los Obispos que desempeñan otros oficios en las dependencias de la Santa Sede, y los Representantes pontificios que así no cesan ipso facto.

Por lo tanto, la decisión de aceptar la renuncia puede prolongarse por más de los tres meses establecidos en el artículo 3, del canon 189 del Código de Derecho Canónico.

Francisco indicó que así se afrontar mejor este momento, en vez de ser un momento doloroso y de conflicto. “Quien asume en la verdad esta necesidad de renunciar debe discernir en la oración como vivir la etapa que está por iniciar, elaborando un nuevo proyecto de vida, marcado por cuanto sea posible por la austeridad, humildad, oración de intercesión, tiempo dedicado a la lectura y disponibilidad para brindar simples servicios pastorales”.

Asimismo, el Papa insiste que continuar en el cargo no es un triunfo personal. El Papa indica que esto hace parte de lo excepcional y debe ser considerado en el ámbito del bien común eclesial y no como “un privilegio o un triunfo personal, o un favor debido a presuntas obligaciones derivadas de la amistad o cercanía, ni siquiera como gratitud por la eficacia de los servicios prestados”.

“Esta decisión pontificia no es un acto automático, sino de gobierno; de consecuencia implica la virtud de la prudencia que ayudará, a través de un adecuado discernimiento, a tomar la decisión apropiada”.

Entre las razones para continuar en el cargo, la importancia de completar un proyecto provechoso para la Iglesia; la conveniencia de asegurar la continuidad de las obras importantes; el periodo de transición de un Dicasterio; la importancia del aporte de una persona a la aplicación de las directivas emitidas por la Santa Sede o sobre la recepción de nuevas orientaciones magisteriales.

De este modo, se modifican los cánones 189 § 3 CIC e 970 § 1 CCEO que establecía: “la renuncia que necesita ser aceptada, si no es aceptada dentro de tres meses, carece de todo valor; aquella que no necesita ser aceptada ejecuta el efecto con la comunicación del renunciante hecho a norma de derecho”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.