Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

El Papa se reúne con víctimas de abusos sexuales de manera “reservada” 

OSSERVATORE ROMANO / AFP
Comparte
Comenta

Respuesta del Vaticano a las continuas demandas de información tras el caso de la intervención del Sodalicio Cristiano en Perú, las acusaciones contra el obispo Barros y la misión papal encomendada al arzobispo Scicluna enviado a Chile 

El papa Francisco escucha a las víctimas de abusos sexuales y se encuentra con ellas varias veces al mes y de manera “estrictamente confidencial”, informó el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, este jueves 15 de febrero de 2018.

“En respuesta a las preguntas de los periodistas, puedo confirmar que, varias veces al mes, el Santo Padre se reúne con víctimas de abuso sexual tanto individualmente como en grupo”, se lee en un comunicado oficial.

“El papa Francisco escucha a las víctimas e intenta ayudarlas a sanar las graves heridas causadas por los abusos sufridos. Las reuniones se llevan a cabo con la más estricta confidencialidad, respetando a las víctimas y su sufrimiento”, añadió Burke.

Las declaraciones salen al paso a las polémicas difundidas en la prensa internacional y en los blogs, especialmente en Norteamérica, que desfiguran la lucha contra la pedofilia del pontificado de Francisco en continuidad con las reformas emprendidas por Benedicto XVI.

Según la última edición de la revista, La Civiltá Cattolica, publicada este 15 de febrero de 2018, el Papa había mencionado estas reuniones con las víctimas de abusos, ante los jesuitas de Perú y Chile durante su viaje por América Latina en enero 2018.

En la reconstrucción, el Papa aseguró que estas entrevistas se llevan a cabo principalmente los días viernes. “El proceso [de la curación de las víctimas] es muy difícil, quedan aniquilados, para la Iglesia es una gran humillación”, dijo el Papa a los jesuitas.

En Perú, el Obispo de Roma reiteró que los abusos sexuales son la “mayor desolación que la iglesia está experimentando”, que “nos empuja a la vergüenza,” que es una vergüenza que también es “una bendición”. Sin caer en “premios de consolación” inspirados en las estadísticas: “¡Es terrible, incluso si fuera uno sólo de nuestros hermanos!.”

En este sentido, el Papa no acepta que en los porcentajes de pedófilos haya del 1,6% al 2% de sacerdotes católicos involucrados. “¡Es terrible!” Porque Dios  ungió a esos sacerdotes “para santificar a los niños y a los adultos, y él (sacerdote abusador)”, en cambio “los destruye”.

El Papa también hizo hincapié en el hecho de que hay “varias congregaciones, relativamente nuevas, cuyos fundadores han caído en estos abusos”.

Un comentario en relación al caso de las graves acusaciones a Luis Fernando Figari, fundador de la organización católica peruana Sodalicio de Vida Cristiana. Precisamente, el Vaticano ha dispuesto el 10 de enero la intervención de la organización, mientras que Figari enfrenta un juicio.

El Pontífice aseguró que el abuso “es siempre el resultado de una mentalidad atada al poder“, y que “hay tres niveles de abuso que van de la mano: abuso de autoridad, abuso sexual y líos económicos”. Y – dijo – “el diablo entra por los bolsillos”.

El Pontífice rememoró con los jesuitas  su encuentro en Chile con las víctimas, el pasado 17 de enero de 2018, en su primera etapa del viaje a América Latina. En esa ocasión y en su primer día en Santiago pidió perdón y aseguró que la Iglesia hará de todo para que estos hechos no se repitan.

En el país andino, el papa Francisco había encontrado y abrazado de forma estrechamente privada a algunas víctimas. No se supo cuántas fueron, se habló de un pequeño grupo, ni tampoco se supo los nombres.

Abusos humillación para la Iglesia

En el diálogo con sus correligionarios, el líder de la Iglesia católica sostuvo que para la Iglesia es una gran humillación el tema de los abusos sexuales, al mismo tiempo que se necesita salir de la “hipocresía”.

Entretanto, reveló que la “corrupción” llevó a Benedicto XVI a “suprimir una gran Congregación masculina” que también “tenía la rama femenina, e incluso el fundador había sembrado estos hábitos”. “Estaba abusando de religiosos jóvenes e inmaduros”.

El caso Barros en Chile

Por otro lado, crecen las tensiones y las presiones contra Francisco y la Iglesia local alrededor del caso del obispo Juan Barros Madrid, de la diócesis de Osorno, Chile, acusado de encubrir los abusos realizados por el sacerdote Fernando Karadima, quien fuera mentor de Barros.

En pocos días llegará a Santiago el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, enviado del Papa, que pasó por Nueva York para reunirse con uno de los principales testigos, Juan Carlos Cruz, víctima también de Karadima.

El arzobispo Scicluna tiene la misión de escuchar a todas la víctimas para entender la posición del obispo Barros, que fue nombrado en 2015 como titular de la diócesis en Osorno por el Papa, hecho que causó indignación en los laicos de esa jurisdicción eclesial.

El viaje del Papa a Chile estuvo marcado por la polémica de sus palabras antes de la misa en Iquique, cuando aseguró que no había “evidencias” para proceder contra Barros.

Sucesivamente, en el avión que lo traía a Roma desde Perú, pidió disculpas si había ofendido a las víctimas al asegurar que “eran solo calumnias” las voces contra Barros. Posteriormente, Francisco decidió enviar a su máximo experto en temas de abusos a Chile para esclarecer y escuchar a las víctimas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.