¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Yasuní (Ecuador): El símbolo del planeta que clama más garantías

ECUADOR
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

La mayoría de los ecuatorianos votó a favor de su protección, pero el debate continúa

Ubicado en plena cuenca amazónica ecuatoriana, el Parque Nacional Yasuní es una de las zonas del planeta con mayor biodiversidad, además de ser el área protegida más grande de Ecuador.

A lo largo de más de 10.000 kilómetros cuadrados en las provincias de Pastaza y Orellana es posible encontrarse con “cientos de especies de árboles, anchos ríos que se desbordan con las lluvias torrenciales y grandes animales como el jaguar, la anaconda y el águila harpía”, recuerda el Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Ecuador a la hora de describir este maravilloso lugar de la “Casa Común” (Laudato Sí).

“El lado humano del Yasuní está también lleno de sorpresas. Dentro del parque habitan los tagaeri y taromenane. Pueblos indígenas en Aislamiento Voluntario. Para protegerlos a ellos y a la biodiversidad del Yasuní se creó en el año 1999 la Zona Intangible Tagaeri-Taromenane”, prosigue la descripción.

“El Parque Nacional Yasuní, la Zona Intangible y el adyacente territorio waorani fueron declarados Reserva de la Biosfera por la Unesco en el año 1989”, concluye la descripción.

Lagunas, bosques y sus comunidades forman parte de sus principales atractivos de una zona que representa una invitación para los registros fotográficos, excursiones en la selva y paseos en canoa, entre otras cosas.

Por todas estas razones es que este lugar ubicado en Ecuador es considerado en auténtico “símbolo del planeta”, tal cual indica este video desarrollado por la Pontificia Universidad Católica de Ecuador.

 

Yasuní y la consulta popular

Desde hace años el tema de la explotación petrolera en esa zona del país ha sido cuestión de discusión. Principalmente, luego de la iniciativa ITT, una propuesta del anterior gobierno a manos del expresidente Rafael Correa que buscaba un mecanismo de compensación económica de parte de la comunidad internacional por el ingreso no percibido por la explotación petrolera (resignando la posible extracción de más 850 millones de barriles de petróleo en la reserva ecológica).

Entre otras cosas con la medida se pretendía continuar con la proyección del Yasuní al igual que garantizar la no afectación de los diversos pueblos lugares, entre ellos indígenas en aislamiento voluntario.

Sin embargo, en el año 2013 el gobierno de Correa dio por finalizada esta iniciativa y dio lugar a la explotación petrolera en 10 kilómetros cuadrados de la zona. Pasaron los años y con el nuevo gobierno a cargo de Lenín Moreno la discusión por el Yasuní se volvió a instalar.

 

ECUADOR
Dan (CC BY-SA 2.0)

 

“¿Está usted de acuerdo en incrementar la zona intangible en al menos 50.000 hectáreas y reducir el área de explotación petrolera autorizada por la Asamblea Nacional en el Parque Nacional Yasuní de 1.030 hectáreas a 300 hectáreas?”

Esta pregunta fue una de las siete que integraron la consulta popular del pasado domingo 4 de febrero en Ecuador. La respuesta de la ciudadanía fue contundente. El SÍ se impuso con el 67.31% y de esa manera Yasuní puede respirar un poco más tranquilo.

Sin embargo, hay quienes que, si bien entienden que ha sido positivo haber incluido este tema en la consulta, se han manifestado dudosos y lo consideran insuficiente.

Por ejemplo, Yasunidos, una organización de ambientalistas que quería que la explotación se frenara por completo en los bloques 31 y 43 ITT. Además, otros se preguntan si todo esto permitirá frenar facilidades para que Petroamazonas explote zonas sensibles del Yasuní y hasta hay quienes que ponen sobre la mesa dudas sobre la implementación de la consulta.

¿Realmente quedó garantizada la protección de su biodiversidad? Es la gran pregunta que surge luego de este proceso de consulta.  En pos del cuidado de la Creación ojalá se sigan encontrando los caminos del diálogo para lograr que este símbolo del planeta y todos quienes lo habitan puedan vivir sin temores y amenazas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones