¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Periodismo en Venezuela: En el exilio tras investigar

ARMANDO.INFO
Comparte

Cuatro de las plumas de Armando.info fueron demandadas por reportaje sobre corrupción en la importación de alimentos. Se les acusa de difamación e injuria. Se vieron obligados al exilio para evitar la cárcel

Cuatro de los más brillantes comunicadores del país, caracterizados por su profundidad, minería de datos y periodismo de investigación partieron luego que tribunales de Caracas admitieran “demanda por difamación” en su contra por reportajes en los cuales denunciaron hechos de corrupción durante la importación de alimentos para Venezuela.

Se trata de trabajos del equipo de ArmandoInfo, contra los que inició procesos penales el contratista Alex Saab, quien acusó de manera directa a Roberto Deniz, Joseph Poliszuk, Alfredo Meza y Ewald Scharfenberg de “afectar” su labor empresarial en Venezuela y también la reputación de su familia.

El editor de la plataforma, Ewald Scharfenberg, fue jefe de redacción de las revistas Exceso y Producto de Caracas y director del suplemento Letra G, del diario Globo.

Trabajó durante una década en agencias de publicidad. Fue corresponsal en Venezuela de Reportes Sin Fronteras (RSF). Desde 2012, hace lo propio para el diario El País de España. Es miembro además del jurado del Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación que anualmente entregan el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) y Transparencia
Internacional
.

La situación no es nueva. En los últimos 15 años, más de treinta demandas por difamación registra IPYS Venezuela por parte de funcionarios públicos y contratistas del Estado contra similar número de periodistas y representante de medios de comunicación.

El ataque contra el portal especializado en periodismo de investigación se convirtió así en la demanda número 31 por difamación e injuria desde el año 2002. El material que ocasionó la medida fue el reportaje: “De Veracruz a La Guaira, un viaje que une a Piedad Córdoba con Nicolás Maduro”, que se difundió el 3 de septiembre de 2017. En él, los periodistas revelaron irregularidades en la importación estatal de alimentos en Venezuela, a través de negociaciones que involucran al presidente Nicolás Maduro, a través de la empresa Group Gran Limited.

Más de 120 millones de dólares se han transado entre el grupo y el gobierno para la venta de varias toneladas de alimentos importados, de acuerdo con los hallazgos de la investigación, que muestra vínculos directos con empresarios colombianos actualmente investigados por narcotráfico.

El demandante, Alex Saab, sería cercano a la senadora colombiana Piedad Córdoba y tendría nexos directos en el negocio de la venta de bolsas de comida que reparten los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) en Venezuela.

Las reacciones tras el exilio no se han hecho esperar. El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) condenó que los comunicadores fueran demandados por el empresario colombiano Saab, a “propósito un trabajo que evidenció la relación de este personaje, cercano a Piedad Córdoba, con el negocio de las bolsa Clap”.

La directora de Efecto Cocuyo y ex directora del Diario 2001, Luz Mely Reyes, denunció que luego de la demanda, “los periodistas también fueron acosados desde cuentas anónimas con exposición de sus datos personales”.

Tamoa Calzadilla, ex jefa de la unidad de investigación del diario Últimas Noticias(antes de su venta y cambio de línea editorial, ahora favorable al gobierno de Maduro) y actualmente responsable de los proyectos especiales y de investigación de Univisión Noticias, exhortó a que “nadie se quede sin leer los trabajos que el señor Alex Saab no quiere que leas”, en alusión al reporte que inició las demandas.

De acuerdo con ArmandoInfo, publicado por RunRunEs: “Con la firma de Deniz, el site especializado en periodismo de investigación y responsable de reconocidas investigaciones como la de los Papeles de Panamá y el Outsourcing Militar -que en noviembre pasado obtuvo en Buenos Aires el segundo lugar del Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación- , documentó en dos reportajes publicados en 2017 la vinculación de Saab con la empresa Group Grand Limited y la venta al Gobierno venezolano de alimentos para el plan estatal de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), que distribuye alimentos a precios subsidiados en vastos sectores de la población”.

“Los reportajes prueban la conexión de Saab con la distribución de alimentos gracias a los contratos que la empresa Group Grand Limited obtuvo con la administración de Nicolás Maduro. El primero de los trabajos fue publicado en abril del año pasado con el título ‘Empresarios cuestionados en Ecuador y EE.UU. le venden comida al Gobierno venezolano’. El segundo fue divulgado en septiembre del año pasado con el título ‘De Veracruz a la Guaira: un viaje que une a Nicolás Maduro con Piedad Córdoba’, poco después de que la Fiscal General de la República destituida por el Ejecutivo venezolano, Luisa Ortega Díaz, denunciara la relación entre Saab, Group Grand Limited y el propio Nicolás Maduro”.

En agosto del año 2017, la fiscal general de la República destituida por la ilegal Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Luisa Ortega Díaz, hizo contundentes denuncias contra Nicolás Maduro, el fiscal designado Tarek William Saab y el dirigente del PSUV, Diosdado Cabello, durante una participación en la reunión de fiscales del Mercosur en Brasil.

A Maduro lo acusó de beneficiarse económicamente de las importaciones de productos para las bolsas CLAP, a través de una empresa en México cuyos propietarios son Rodolfo Reyes, Álvaro Pulido Vargas y Alex Saab. Tras haber realizado las denuncias, brindó detalles a la prensa sobre las investigaciones y pidió a fiscalías de todos los países y a la comunidad internacional investigar las graves irregularidades.

“Voy a entregarlas a autoridades de distintos países: Estados Unidos, Colombia, España, para que se investigue. En virtud del principio de la jurisdicción universal, la comunidad internacional tiene que tomar estos casos, tiene que investigarlos”, dijo en esa ocasión.

¿Quién es Saab?

De acuerdo con la prensa colombiana, la carrera de Saab comenzó en Barranquilla, “donde empezó a distribuir uniformes de trabajo”. Tiempos después, según El Heraldo, el barranquillero se fue mezclando entre un grupo de famosos empresarios y acabó exportando mercancía a Venezuela “utilizando el sistema de divisas de Cadivi, que tenía libre movilidad de capital”.

Durante ese tiempo, según una fuente de Univisión, “Saab acumuló deudas millonarias tras la suspensión de pagos de divisas por parte del gobierno venezolano, que a su vez alegaba que algunos empresarios del país habían estafado al sistema de Cadivi por una millonaria suma”.

El empresario forjó excelente relación con la destituida senadora Piedad Córdoba, quien mantuvo siempre conexión tanto con Hugo Chávez como con Nicolás Maduro. A Álvaro Pulido, otro de los implicados en la denuncia de la destituida fiscal Luisa Ortega Díaz, lo habría conocido cinco años atrás cuando se dedicaba a proveer a la empresa de Saab.

Además, agrega El Heraldo, el 28 de noviembre del año 2011 se firmó el convenio colombo – venezolano del Fondo Global de Construcción “cuyo representante legal era Saab. En el acto estuvieron presentes el presidente Juan Manuel Santos y el fallecido mandatario venezolano Hugo Chávez”. La firma ocurrió mientras la organización era investigada por Ecuador por “presunto lavado de activos a través de exportaciones falsas hacia Venezuela”.

El abogado de Saab, Abelardo De La Espriella, le aseguró en ese entonces a la colombiana “LaW Radio” que la sede del Fondo Global de Construcción en Ecuador no tenía ningún nexo con el empresario colombiano.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.