Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconActualidad
line break icon

‘Loving Vincent’: óleo en movimiento

LOVING VINCENT

BreakThru Productions

José Ángel Barrueco - publicado el 03/02/18

Candidata al Oscar a la Mejor Película de Animación 

Como suele decirse: si Vincent van Gogh levantara la cabeza para comprobar qué punto ha alcanzado su obra en las ruedas del capitalismo y del prestigio cultural, se quedaría mudo. Pero, al mismo tiempo, se llevaría algunas sorpresas agradables: y puede que una de ellas fuese esta película de animación, Loving Vincent, dirigida por Dorota Kobiela y Hugh Welchman, y que supone un acercamiento insólito en el género.

Dos particularidades llaman la atención cuando uno se dispone a ver este filme. El menos importante es el argumento: sus guionistas (los mencionados directores, Kobiela y Welchman, junto a Jacek Dehnel) han optado por presentarnos la estructura clásica de las novelas de detectives.

Todo comienza cuando, un tiempo después de la muerte de Vincent van Gogh, el cartero Joseph Roulin (voz y rasgos del actor especializado en comedia Chris O’Dowd) le pide a su hijo, Armand (Douglas Booth) que entregue la última misiva que Vincent (Robert Gulaczyk) escribió a su hermano, Theo (Cezary Lukaszewicz).

A partir de ese punto, Armand viaja por la región y se entrevista con diversas personas que conocieron y trataron al pintor: el doctor Gachet (Jerome Flynn, rostro habitual de la serie Juego de Tronos), su hija Marguerite (la célebre actriz Saoirse Ronan), su ama de llaves (Helen McCrory, a la que recordamos por Penny Dreadful y Peaky Blinders), un barquero (Aidan Turner), entre otras.

Las pesquisas ponen en tela de juicio si su fallecimiento se debió a un suicidio, a un asesinato o a una muerte accidental. Su indagación va configurando un bosquejo de Van Gogh, visto desde diferentes ópticas, como si asistiéramos a la historia oral de su vida.

La segunda particularidad es el modo en que está rodada. En los espacios publicitarios se nos dice que es la primera película de animación pintada por completo al óleo, con un resultado de unos «65.000 cuadros pintados con la técnica de Van Gogh a partir de escenas reales».

Tantos los personajes como los entornos están basados en aquellos cuadros, filmando la imagen real con actores y decorados que imitan lo que se veía en las pinturas y cuyos fotogramas, posteriormente, fueron pintados a mano. En el proyecto, cuya duración ha abarcado en torno a diez años, han intervenido 125 pintores.

Todo esto convierte a Loving Vincent en una experiencia visual asombrosa, en algo que hasta ahora no habíamos visto: como si, tras entrar en un museo, las pinturas de los maestros cobraran vida, y los caballos y los pájaros se movieran y los hombres y las mujeres empezaran a hablar.

La película es un pequeño museo en movimiento sobre la vida y la obra de Vincent van Gogh, y sólo por eso, y por el trabajo y el esfuerzo que han costado, se merece los galardones que está obteniendo: es, además, candidata al Oscar a la Mejor Película de Animación, aunque se lo podría arrebatar Coco, que ya recibió el Globo de Oro en la misma categoría.

Es cierto que, al principio, a la mirada del espectador le cuesta acostumbrarse a los vaivenes de los trazos de cada pintura; una vez adaptado el ojo, hay que dejarse llevar y disfrutar de la experiencia. De la finura con que han sido reescritos los paisajes de Van Gogh, de la música compuesta por Clint Mansell, de los flashbacks en blanco y negro, del parecido entre los retratados y los actores.

No es la biografía definitiva del pintor, y sin embargo constituye un homenaje preciso, el de mostrar las luces y las sombras y los matices de un hombre enfermo contra el que toda la ciudad parecía haberse conjurado.

Ficha Técnica

Título original: Loving Vincent

País: Polonia / Reino Unidos / Estados Unidos

Director: Dorota Kobiela, Hugh Welchman

Guión: Dorota Kobiela, Hugh Welchman, Jacek Dehnel

Música: Clint Mansell

Género: Animación / Biografía

Duración: 94 min.

Reparto: Douglas Booth, Helen McCrory, Saoirse Ronan, Aidan Turner, Eleanor Tomlinson, Chris O’Dowd, Jerome Flynn, John Sessions, Holly Earl, Robert Gulaczyk, James Greene, Bill Thomas

Tags:
artecinevan gogh
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.