Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un “mar de gente” despide al papa Francisco en Perú

ERNESTO BENAVIDES / AFP
Comparte

El Pontífice invita a los peruanos a ser misioneros: "A todos los invito a no tener miedo a ser los santos del siglo XXI".

“Hoy el Señor te invita a caminar con Él la ciudad, tu ciudad”, dijo el papa Francisco, quien celebró una misa multitudinaria en Lima este domingo 21 de enero en la base de “Las Palmas“, de la Fuerza Aérea del Perú, donde se congregaron más de un millón de personas. A los jóvenes peruanos les invitó a no tener miedo de ser los santos del siglo XXI.

“El Señor te invita a que seas su discípulo misionero, y así te vuelvas parte de ese gran susurro que quiere seguir resonando en los distintos rincones de nuestra vida: ¡Alégrate, el Señor está contigo!”, sostuvo.

En el altar se ha puesto en exposición la venerada imagen del Señor de los Milagros.

En la homilía, su última en el país andino, sostuvo: “Jesús sigue caminando por nuestras calles, sigue al igual que ayer golpeando puertas, golpeando corazones para volver a encender la esperanza y los anhelos”. 

 

 

Vestido con mitra y casulla verde, el Papa instó a que con la fe en Cristo, los ciudadanos trabajen para que la “degradación sea superada por la fraternidad, la injusticia vencida por la solidaridad y la violencia callada con las armas de la paz”.

El Pontífice invitó a los peruanos a acompañar a Jesús en su camino.  “Jesús sigue invitando y quiere ungirnos con su Espíritu para que también nosotros salgamos a ungir con esa unción, capaz de sanar la esperanza herida y renovar nuestra mirada”.

“Jesús sigue caminando y despierta la esperanza que nos libra de conexiones vacías y de análisis impersonales e invita a involucrarnos como fermento allí donde estemos, donde nos toque vivir, en ese rinconcito de todos los días”.

Ternura y compasión, es el signo de que el Reino de los cielos ha llegado. Un reino “donde no tengamos miedo a generar espacios para que los ciegos vean, los paralíticos caminen, los leprosos sean purificados y los sordos oigan y así todos aquellos que dábamos por perdidos gocen de la Resurrección”.

 

 

“Dios no se cansa ni se cansará de caminar para llegar a sus hijos. Dios no se cansa ni se cansará para llegar a sus hijos, a cada uno. ¿Cómo encenderemos la esperanza si faltan profetas? ¿Cómo encararemos el futuro si nos falta unidad? ¿Cómo llegará Jesús a tantos rincones, si faltan audaces y valientes testigos?”.

No tengan miedo de ser los santos del siglo XXI

Al final de la ceremonia, el Obispo de Roma agradeció a las autoridades civiles y eclesiásticas de Perú. En especial se dirigió a los jóvenes y los mayores del país.

“Tierra de esperanza por los jóvenes, los cuales no son el futuro, sino el presente de Perú. A ellos les pido que descubran en la sabiduría de sus abuelos, de sus ancianos, el ADN que guió a sus grandes santos. Chicas y chicos, por favor, no se desarraiguen. Abuelos y ancianos, no dejen de transmitir a las jóvenes generaciones las raíces de su pueblo y la sabiduría del camino para llegar al cielo. A todos los invito a no tener miedo a ser los santos del siglo XXI.

Hermanos peruanos, tienen tantos motivos para esperar, lo lo vi, lo “toqué” en estos días. Por favor, cuiden la esperanza, que no se la roben. No hay mejor manera de cuidar la esperanza que permanecer unidos, para que todos estos motivos que la sostienen, crezcan cada día más. La esperanza no defrauda (cf. Rm 5,5). Los llevo en el corazón”, concluyó.

En Perú, el papa Francisco ha realizado un viaje apostólico del 18 al 21 de enero que pasó por tres ciudades Lima, la ciudad norteña de Trujillo y la amazónica Puerto Maldonado. Así, ha puesto fin a los cuatro días de su 21 viaje pastoral, en un periplo iniciado en Chile.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.