Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 12 abril |
San David Uribe
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Deportista, o intelectual?

OLYMPICS

Andre Kiwitz-(CC BY-SA 2.0)

Miriam Díez Bosch - publicado el 21/01/18

Un ensayo reivindica el potencial humanizador del deporte

El deporte ha quedado lamentablemente olvidado por las huestes intelectuales. Es la tesis del profesor Guillem Turró Ortega, que reconoce que “es triste que el deporte haya quedado reiteradamente desterrado de los debates serios”.

Turró considera que venimos de una “desastrosa educación físico-deportiva” y explica que “no es fácil encontrar en las instituciones académicas personas receptivas al potencial formativo del deporte, individuos que profundicen en las relaciones entre educación, deporte, valores”.

“Los guardianes de la alta cultura nos hablan de él en términos apocalípticos, no comprenden que el interés que despierta pueda obedecer a motivaciones profundamente humanas, que su sentido y valor puedan interpelarnos desde un punto de vista moral”.

“Son también de los que piensan que la popularidad deportiva es una señal de decadencia espiritual, una manifestación trivial de la parte menos noble del ser humano”.

Turró, profesor de Ética en la Facultad de Ciencia de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte Blanquerna, lo explica en el libro El valor de superarse. Deporte y humanismo, que ha recibido un premio de ensayo pedagógico y en Ética del Deporte, publicado por Herder. Este profesor, Doctor en Pedagogía con una tesis sobre humanismo y deporte, enseña también filosofía en la Institución Cultural CIC

Así, constata, “con pocas excepciones, los miembros del gremio filosófico y pedagógico siguen considerando el deporte un asunto menor que no merece mucha atención”.

“Es muy infrecuente encontrar intelectuales en el mundo del deporte y deportistas entre los intelectuales. La aparición de un deportista aficionado al arte, a la literatura o a la filosofía es una anomalía”, sostiene Guillem Turró.

Pero la responsabilidad no está sólo entre los pensadores. También entre los deportistas: “Al mismo tiempo que los profesionales del deporte no acostumbran a tomar conciencia de la dimensión ética y pedagógica de lo que hacen”.
“Creemos que esta desconexión entre pensamiento y deporte es una pésima noticia”, reconoce, y avanza. “No en balde este divorcio entre cultura intelectual y cultura deportiva pone de manifiesto uno de los males de nuestra historia cultural: un intelectualismo mal entendido”.

Las causas del divorcio cuerpo-mente

Persiste una escisión entre los valores físico-corporales y los valores morales e intelectuales. “Quizás esto esté relacionado con una tradicional occidental muy marcada por el dualismo, el racionalismo y el idealismo, unas tendencias filosóficas, y por tanto pedagógicas, que han postergado y silenciado la dimensión corporal”, afirma Turró.

Para él, una buena definición de deporte sería “la actividad física que el individuo asume como esparcimiento y que supone para él un cierto compromiso de superación”.

“El deporte es una actividad que consiste en afrontar unas dificultades a través de un esfuerzo ilusionante, físico, mental y espiritual, y que tiene como gran incentivo la satisfacción de conseguirlo”.

Sin embargo, “el deporte también puede ser una manera de canalizar patologías, disfunciones o contravalores”. En este sentido menciona realidades como la violencia (hooliganismo, racismo, xenofobia), la alienación, la anomia, la corrupción, el narcisismo, el culto al cuerpo…”

Virtudes humanistas que presenta el fenómeno deportivo

No podemos dejar de lado la actividad deportiva en nuestro esfuerzo por mejorar nuestra vida personal y social, considera Turró: “La praxis deportiva puede ayudarnos a adquirir valores y virtudes, dos conceptos que no son sinónimos. Por ejemplo el esfuerzo, la valentía, la cooperación, la humildad, la alegría, la perseverancia o la justicia”.

Pero hay una noción que este profesor reivindica y que tendría que ser nuclear en el deportista, y por tanto, aplicable a su vida personal y social: el “fair play”. Aquí tendríamos un ejemplo reciente en tenis con Dimitrov y Edmund como lección de deportividad.  El fair play es un compendio de muchos valores: generosidad, justicia, empatía, humildad, respeto. La deportividad debería ser el comportamiento de quien vive el deporte de manera auténtica y genuina, anima.

Tags:
deporteetica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
3
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
6
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
7
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.