Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Extranjero: El aburrido error de reinventarse mal

THE FOREIGNER
STXfilms
Comparte

Muchos actores de acción que ya no lucen cuerpazo ni mirada penetrante han intentado dar un giro a su carrera. Jackie Chan casi lo consigue

Jackie Chan es de esos actores que nunca ganará un Óscar pero que nunca en su vida ha buscado ganarlo. También tiene en su haber ese tipo de películas de las que uno no recuerda el título pero que sabe que las ha visto alguna vez en su vida porque sabe quién es Jackie Chan.

Para los amantes del cine de artes marciales es un icono, y es quizás el único actor que consiguió meterse de verdad en el aparataje de Hollywood y, lo mejor, mantenerse en el tiempo. No lo consiguió Jet Li, por ejemplo, y Bruce Lee lo consiguió sólo a medias antes de su misteriosa y legendaria muerte.

Chan pertenece a esos actores del cine de kung fu más puro (los venidos de Hong Kong en los ochenta), y siempre ha sobresalido por una cosa: es un acróbata magnífico que, además, rueda él mismo las secuencias de acción (en algunas de sus películas los títulos de crédito son las tomas falsas de esas secuencias con sus consiguientes tortazos).

Su aspecto picarón le dio casi siempre papeles de comedia tontona y él supo aprovechar ese filón (es la voz del Maestro Wu en la película de Lego, Ninjago). Su película triunfal fue Hora Punta (Rush Hour), una copia, en clave de humor y con escenas grandiosas, de Danko: dos policías de países muy distintos colaborando en pleno choque cultural.

Pero Chan tiene ya 63 años. Ya no puede hacer aquellas cabriolas que, según dicen, le han llevado a romperse costillas, abrirse varias veces la cabeza, y partirse todos los dedos de ambas manos. Así que toca reinventarse. Y es ahí donde entra esta película: El extranjero.

 

El argumento es sencillo. En Londres, una sección rebelde del IRA que se hace llamar el “auténtico IRA” comete un atentado matando a la hija de un inmigrante chino. Este acude al representante británico en Belfast preguntando por la identidad de los responsables. El viceministro irlandés que le atiende es Liam Hennessy, y está interpretado por otra vieja gloria: Pierce Brosnan. Es de agradecer el intento de actuar que hace Brosnan aunque a veces le sobra el acentazo, casi exagerado, de inglés de Belfast que reproduce: un toque está bien, un mucho cansa.

El caso es que el asunto es prometedor. Vemos a un Chan que ha pasado de la comedia al drama, y no lo hace mal. Vemos a un Brosman que mantiene el tipo. Y estamos a la expectativa de que algo va a pasar.

Lo que resulta prometedor se queda en mera promesa y no se resuelve. La película es como sigue y se sigue sin desvelar nada: resulta que Chan es un retirado soldado  de esos de “el no va más” y es un especialista en la guerra de guerrillas. Va a poner toda la carne en el asador por descubrir los nombres de los asesinos de su hija y por darles venganza.

Brosnan es un antiguo revolucionario del IRA reconvertido a político interesado que quiere que las cosas se solucionen calmadamente y en su provecho. Y ya está, no hay más que contar. Bomba aquí, bomba allá, Chan con la misma cara de triste toda la película, y alguna escena de piruetas mínima que incluso no pega con la edad del personaje.

Muchos actores de acción que ya no lucen cuerpazo ni mirada penetrante han intentado reinventarse. El caso más conocido es el de Stallone. Y Stallone lo ha conseguido a base de no disfrazar lo que le dio éxito: la acción. Algo similar a Schwarzenegger. Chan ha querido ser “serio” en esta nueva etapa, pero para conseguir una película “seria” de acción hay que ser un poco actor, tener un buen guión y practicar algo más que una patada voladora triple.

No lo ha conseguido en esta cinta, y es una pena, porque los primeros 30 minutos prometían. Sigo pensando que Chan puede hacerlo, le falta dar con el guión, con el director que le entienda y que no se le suba a la cabeza si resulta que él es uno de los productores (como es este caso).

La película no es de ir al cine sino de domingo por la tarde-noche, porque uno –si es seguidor de Chan- no va a encontrar lo que busca, y si busca sencillamente algo de acción las hay mejores en cartelera ahora.  Lo mejor que tiene es el buen hacer del director (Martin Campbell) y de la producción (anglo-china), que salvan la película y a los personajes dándole algo más de profundidad con ese toque no americano que tanto se agradece a veces.

Ficha Técnica

Título: El extranjero (The Foraigner)

Director: Martin Campbell

Productores: Jackie Chan, Wayne Marc Godfrey, D. Scott Lumpkin, Jamie Marshall, Arthur M. Sarkissian

Música: Cliff Martinez

Fotografía: David Tattersall

Actores: Jackie Chan, Pierce Brosnan, Michael McElhatton, Liu Tao, Charlie Murphy, Orla Brady, Katie Leung

Tags:
cine
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.